Se encuentra usted aquí

Arte

35 años de la muerte del pionero de la radio-novela en Cuba
El santiaguero Félix B. Caignet colocó a Cuba y a Latinoamérica en un sitio cimero en cuanto a la novela radiada, y fue el principal productor y exportador de la misma. También se destacó en la conducción de programas infantiles.
13 Nov 2014

 

 

(Publicado en 2011)

 

Crecí oyendo a mi abuela, a quien le gustaba contar historias para deleite de sus nietos, “El derecho de nacer”, novela que escuchó por la radio cuando era adolescente y de la cual decía que a la hora que la ponían casi se paralizaba todo. También recuerdo a mi padre, ducho en cantar, entonando una canción infantil para dormirme que decía: “El ratoncito Miguel, el ratoncito Miguel, aquí ha venido muy contento a bailar…….”.

Años después, estudiando la historia de la Radio Cubana, tropecé con el autor de ambas obras: Félix Benjamín Caignet Salomón, quien nació el 31 de marzo de 1892 en Santa Rita de Burenes, municipio de San Luis, en la provincia de Santiago de Cuba, y que como escritor fue conocido como Félix B. Caignet.

Cuando Félix aún no iba a la escuela, dificultades económicas llevaron a sus padres, descendientes de inmigrantes franco-haitianos, a trasladarse a la capital provincial. Allí el niño se deleitaba escuchando a viejos cuenteros, casi todos retoños de esclavos. Mientras se cultivaba de forma autodidacta, trabajaba en diversos sitios y escribía para diferentes medios las noticas de los espectáculos que se presentaban.

Insertado en el mundo cultural por esa vía, en la década del 30 del pasado siglo Caignet llega a la emisora de radio CMKC para narrar cuentos que brotaban de su inspiración en el programa infantil “Buenas tardes, muchachitos”. Con sustanciales aportes, también transmitió la serie para niños “Chilín y Bebita”.

Nadie había consagrado esfuerzos a dedicar horas de radio a los más pequeños, mérito al que Félix B., desde Santiago de Cuba, le agregó, además del entretenimiento, un carácter didáctico, según expone la licenciada Miriaimy Breff Font en su biografía sobre el artista. Así introduce el género episódico, influido por las historias que escuchó cuando llegó a Santiago.

En 1932 Caignet estrena la canción “El ratoncito Miguel” en el teatrhttp://www.ecured.cu/index.php/Gerardo_Machadoo Rialto, la cual radia posteriormente y fue utilizada por el pueblo para protestar en contra del dictador Gerardo Machado, por lo que su autor permaneció tres días presos en el cuartel Moncada. Su libertad se la debió a las manifestaciones de padres y niños que simpatizaban con sus programas.

A cargo de él aparece, por la CMKD del Palacio de la Torre, el primer espectáculo detectivesco radiado en Cuba: “Chan-Li-Po”, en cuya primera serie, “La serpiente roja”, crea al narrador y logra una completa madurez en el suspenso y el falso suspenso, iniciado en sus programas infantiles. Así creó hábitos de radioescucha en sus oyentes.

Con “El derecho de nacer”, en 1948 marca una etapa en la novela radial. También autor de la novela “Ángeles de la calle”, Caignet tiene el mérito de ser el pionero del género en Cuba y Latinoamérica, con lo que colocó a la Isla en un sitio cimero y fue el principal productor y exportador de radionovelas.

Este destacado escritor y compositor, que tantos aportes hizo a la radio cubana, falleció el 26 de mayo de 1976.

 

Fuente: Sitio www.cultstgo.cult.cu

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.