Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

365 a favor del planeta (Cont.)
28 Mayo 2016

 

 

Años más tarde, la preocupación invade a la gente común, que ya empieza a sufrir las consecuencias en su cotidianeidad. Dos décadas después se decide poner a todos al corriente. Entonces, el 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de las Naciones Unidas designa al 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente.

La profundidad de la propuesta llevaría más allá de los límites de veinticuatro horas. En esa ocasión los delegados recomendaron casi doscientas medidas que deberían tomar en cuenta gobiernos y organismos internacionales para detener la contaminación del suelo, las aguas y el aire.

Un día o año, por supuesto, eran insuficientes ante tanto trabajo, se precisaban lustros de labor continua que cada junio renovaría fuerzas y mostraría al mundo lo logrado y las alertas pendientes. Quedaba claro que restaurar el equilibrio ambiental y prevenir actitudes dañinas implicaba modificar nuestra depredadora actividad individual y colectiva hasta lograr elevados niveles de sostenibilidad.

Visto así, en blanco y negro, parecía tarea fácil. Mas, provocar cambios de comportamiento era y es labor complicada, máxime si constantemente se compite con la indolencia alimentada por mensajes como los publicitarios que implícitamente te sugieren desear, comprar y botar, ciclo base de parte significativa del daño medioambiental.

En la actualidad, para muchos el 5 de junio son solo veinticuatro horas en las que se enrolan en cuanta buena acción de saneamiento les sea cercana y no está mal. Pero, qué bien por aquellos que, más allá de esa fecha, incrementan su tiempo de conciencia y asumen parte significativa del año en hacer y promover actitudes sostenibles hacia el entorno.

Otras acciones: una hora más a favor del planeta
31 de marzo de 2007. Algo inusitado sucedía en la ciudad de Sidney. Justo a las siete y treinta de la noche, alrededor de dos millones de personas apagaron las luces de sus hogares.

La incertidumbre hizo presa de algunos visitantes, pues ¿cómo entender aquel apagón repentino? Pero, poco a poco también se sumaban a aquellos sesenta minutos, apagando sus celulares y reconociendo La Hora del Planeta.

La idea, liderada por la capital australiana, surgió meses antes como una propuesta de la World Wide Fund for Nature (WWF). ¿Su objetivo? Llamar la atención sobre la necesidad de adoptar medidas frente al cambio climático y las emisiones contaminantes, para así lograr temperaturas por debajo de los niveles previos al desarrollo industrial.

Sus gestores no escogieron un día, mes y hora de demanda energética significativa; por tanto, aquel masivo y colaborativo corte apenas contribuyó a disminuir los kilowatts generados en ese momento a nivel planetario.

 

Sigue...

 

 

Volver

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.