Se encuentra usted aquí

Historia

27 de noviembre de 1871
Antes y después del fusilamiento
Mucho se ha escrito sobre el injusto fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina el 27 de noviembre de 1871, acusados de profanar la tumba del periodista español Gonzalo Castañón. Sin embargo, pocos saben quién fue ese intelectual, cómo murió y quién lo mató
20 Nov 2015

 

 

Mucho se ha escrito sobre el injusto fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina el 27 de noviembre de 1871, acusados de profanar la tumba del periodista español Gonzalo Castañón. Sin embargo, pocos saben quién fue ese intelectual, cómo murió y quién lo mató. 

Asimismo, apenas se conoce el destino de dos españoles que se comportaron con honor durante aquel triste acontecimiento, y tampoco se habla mucho del intento de rescate protagonizado por varios negros abakuá.

Viaje a la muerte
Gonzalo Castañón Escaro nació en Asturias, España, en 1834. Graduado de abogado en 1859, desde su etapa de estudiante comenzó a escribir en varios periódicos y revistas, y se destacó por sus ideas tradicionalistas.

En 1866 obtuvo un cargo en la burocracia colonial en Cuba, por lo que se trasladó a La Habana. Desarrolló su carrera de funcionario como secretario del gobierno en Puerto Príncipe (actual Camagüey), jefe de sección del Banco Español de Cuba y consejero de Instrucción Pública, sin dejar por ello de colaborar con diversas publicaciones españolas.

En 1869 fundó el periódico La Voz de Cuba, desde cuyas páginas combatía a los independentistas cubanos. A sus ataques respondían los separatistas del periódico El Republicano, editado en Cayo Hueso, y dirigido por Juan María (Nito) Reyes.

Un virulento artículo de Castañón, en el cual tildaba de prostitutas a las cubanas del cayo, fue la chispa desencadenante de la tragedia. Como es lógico, el texto provocó una enérgica respuesta de Nito Reyes y convirtió aquel islote en un avispero. Debió ser Castañón hombre prepotente y de valor temerario para viajar hasta allá en esas circunstancias, ya que los cubanos eran mayoría y había muy pocos españoles.

Algunos dicen que lo hizo porque el duelo estaba prohibido y quería incitar a Nito Reyes a violar las leyes para que las autoridades norteamericanas lo apresaran. Como quiera que fuese, se metió en la boca del lobo y no logró salir.

Sin embargo, Castañón no murió en un duelo, como se ha repetido muchas veces, sino que a finales de enero de 1870 viajó al cayo con dos amigos españoles y comenzó a provocar a los cubanos. Hubo varios altercados, uno de los cuales, el día 31, derivó en tiroteo con la participación de al menos dos españoles y tres cubano. Castañón recibió un par de heridas que le causaron la muerte minutos más tarde.

Su cadáver fue traído a La Habana e inhumado con honores militares en el antiguo Cementerio de Espada. Más tarde, en 1887, su hijo se llevó los restos para la aldea natal.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.