Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

Autoimplante a lo cubano
La pérdida de un diente es un hecho traumático. Salvarlo cuando otros desahucian o prefieren extraerlo, puede parecer un milagro. ¡Y este doctor hace milagros diariamente!

Por

Por: 

Foto

Foto: 
27 Mayo 2016

Otros trabajos del autor

 

 

En la barriada del Cerro puedes encontrarte a un doctor en Estomatología trabajando aún a las nueve de la noche. No es su día de guardia, pero mientras haya un paciente, él continúa con sus funciones.

Este hombre parece desconocer el cansancio: médico, locutor, entrenador canino, corredor de medio fondo y casi veterinario, son solo algunas de las variadas actividades que nadie sabe cómo consigue cumplir en un mismo día. El afán de búsqueda lo llevó a realizar su primera operación de autoimplante.

“Estaba en plena carrera y ya había leído acerca de las indicaciones para cuando a un niño se le cae un diente por un accidente traumático. Conservarlo en leche, envuelto en un algodón húmedo o en la misma boca, eran las indicaciones para poder reinsertar el diente en su lugar y evitar su pérdida”, dice el doctor Yatnolis García Ulloa.

“La Medicina es una carrera complicada en cuanto a la experimentación. Hay un refrán que dice que los errores de los médicos se pagan con tierra. Por eso, cuando la literatura médica indica hasta dónde se puede o qué no se debe hacer, es muy difícil hallar una nueva vía siguiendo esos pasos. Sin embargo, cuando adquieres el conocimiento de medicamentos, fisiología y anatomía, esos límites se tornan un poco más flexibles.

“Algo así me ocurrió con mi primer caso. Me preguntaba de qué manera salvar una pieza que todos habían declarado insalvable. Entonces pensé: ‘Si en los niños, que era lo único que había encontrado de literatura acerca del tema, se podía reinsertar el diente accidentado, ¿por qué no hacer lo mismo en los adultos?, pero extrayendo la supuesta pieza desahuciada, tratarla fuera y volverla a insertar de manera controlada’.

“La mayoría lo consideró una locura, que en casi todos los casos la extracción era la opción clara. Y entonces tuve mi oportunidad. Corría el año 2000, atendí una paciente que había perdido un diente anterior y se iba a extraer un cordal. ¡Cuál sería mi sorpresa cuando me percaté que la raíz extraída era muy similar a la del diente perdido! Le propuse intentar implantárselo en el sitio libre y la paciente accedió. Pedí autorización a mi profesor y me permitió realizar el procedimiento".

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.