Se encuentra usted aquí

Sexualidad y salud

Camino a la longevidad (Final)
15 Oct 2016

 

 

Una rápida ojeada a parte del cúmulo de investigaciones realizadas en los últimos tiempos, arroja que las variantes empleadas por los animales y plantas estudiados están fuera del alcance humano, al menos  de manera espontánea.

El reto para los científicos sería seleccionar las más eficientes y orgánicas, e introducirlas como parte de los procesos habituales del organismo.

Respuesta cercana
Muchos son los que se aferran a la idea de que casi todas las respuestas a las problemáticas de nuestra salud se encuentran justo dentro de nosotros.

Siguiendo tal premisa,  un sinnúmero de científicos  prefieren las indagaciones  basadas en el organismo humano. Varios son los caminos sugeridos, pero un equipo que encabeza  la investigadora Paola Sebastini, de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, se lleva los lauros, al pretender dilucidar si estamos capacitados para vivir 100 años o más. Ello será posible  gracias al descubrimiento de una serie de características genéticas comunes en personas longevas.

Si bien los factores familiares y ambientales, así como un adecuado estilo de vida desde edades tempranas, son fundamentales en una larga vida y un envejecimiento saludable, las variantes genéticas aportan un significativo porcentaje. 

La pesquisa se erige en una de las más novedosas de los últimos tiempos, pues no solo pretende extender los plazos de la existencia humana, sino hacerlo con la mejor calidad.

Los científicos escanearon genomas de más de 1000 personas centenarias e identificaron los marcadores genéticos más diferentes con el resto de individuos seleccionados al azar. Después,  los autores desarrollaron un modelo que mide la probabilidad de que una persona alcance una longevidad excepcional, con 77% de precisión.

Camino vs. encrucijada
Si bien para muchos la posibilidad de pulsar los límites de la existencia no es tan excitante si no va acompañada de una mínima lozanía y adecuadas capacidades físicas y mentales, es indudable que vivir más es una idea que nos seduce.

Por ello, cada día se incrementa el número de personas e instituciones que dedican tiempo  y recursos a encontrar el camino hacia la perpetuidad; algunos con una sana intención como telón de fondo; otros, en un inescrupuloso afán de lucro, proponen fórmulas excluyentes o de dudosa  eficiencia.

No obstante, sea cual sea el carácter de las referidas investigaciones, podrían llegar a ser  polémicas en momentos en los cuales la mayoría de los Estados busca qué hacer ante una Tierra cada día más poblada, y con la añadidura de la falta de recursos y su desigual distribución.

Claro, también podrían tener gran impacto si las mencionadas pesquisas abordaran, además,  temas tan cruciales como la calidad de la finita vida del ser humano. 

Por el momento, los resultados mostrados pueden provocar el entusiasmo de muchos, quienes comenzarían a regodearse en interminables planes para sus largas vidas.

Quizá, antes sería prudente preguntarse si todos tendremos acceso a esta tentadora opción, si no se convertirá en otro mecanismo de exclusión.

Y algo no menos importante: quedaría por ver si nuestro planeta tendrá la capacidad de producir más, aun para aquellos “elegidos”.

 

 

Volver

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.