Se encuentra usted aquí

Sexualidad y salud

Entre la ciencia y los dioses (Final)
28 Ago 2016

 

 

Pronto las comunidades gentilicias comenzaron a notar que la exogamia, práctica en la cual se buscaba la pareja fuera del grupo social al que se pertenecía, mejoraba la calidad de la progenie. Los individuos nacidos de ella tenían mayor capacidad para sobrevivir.

Las costumbres, entonces, tendieron a la restricción de las relaciones sexuales entre parientes cercanos, las cuales desaparecieron gradualmente. Este fue un proceso lento, pues no había un total desarrollo de la conciencia.

La voz de la genética
La unión consanguínea ha sido vetada en muchas culturas. Una de las razones esgrimidas en la actualidad es que los nacidos producto de padres emparentados, son más propensos a desarrollar determinados defectos o enfermedades genéticas.

Normalmente, los seres humanos poseen un grupo de genes imperfectos. La reproducción sexual permite que se mezclen, con lo cual los perjudiciales (generalmente recesivos) quedan enmascarados ante la presencia de los positivos (generalmente dominantes).

Cuando esta unión se realiza entre personas emparentadas el resultado se manifestará en cualesquiera de los descendientes a través de una amplia variedad de defectos físicos o de salud.

La mayoría de los animales y las plantas han desarrollado mecanismos para evitar tal fenómeno, pues en general es bastante perjudicial para cualquier población u organismo.

Usualmente, en relaciones no consanguíneas, estas imperfecciones serían eliminadas por la selección natural o bien quedarían enmascaradas.

Cuba ante un fenómeno ancestral
En Cuba la descendencia de individuos emparentados tiene de tres a cinco veces más probabilidad de desarrollar afecciones genéticas que las del resto de las parejas, aunque el riesgo sigue siendo bajo según criterios genéticos.

Quizá la poca prevalencia del fenómeno se deba a la inexistencia de factores potenciadores, tales como la lejanía o el confinamiento de algunas comunidades, así como los fuertes incentivos de orden político o económico.

Sin embargo, es importante mantenerse atentos ante cualquier relación, pues siempre es posible una consanguinidad no conocida. Así, cuando tengamos la responsabilidad suficiente para planear un bebé, un paso necesario sería acudir al especialista en los servicios de consulta genética existentes en todos los policlínicos del país.

 

Desde los egipcios hasta la realeza europea

 

 

Fuente:www.ciget.pinar.cu

 

 

Volver

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.