Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

Cuba está entre los iniciadores del uso de células madre
Un dentista cubano pudiera estar entre los iniciadores en el mundo de los experimentos con células madres
27 Mayo 2016

Otros trabajos del autor

(Publicado en 2006)

 

 

 

Cuando Cayetano Ortega llegó a la consulta del doctor Luis Carlos García Gutiérrez, pensó que perdería para siempre su muela, y se recriminó, quizás demasiado tarde, de la cantidad de dulces comidos.

Sin embargo, el entonces adolescente de 14 años no imaginó que la inventiva del dentista no solo le proporcionaría un nuevo diente, sino que además le ahorraría las molestias de la salida de un cordal o muela del juicio.

La inserción del folículo del tercer molar en la cavidad vacía del primer molar perdido constituyó para el doctor Luis Carlos un experimento, y para Cayetano la salvación de esa pieza de su dentadura. Para la ciencia de entonces, el ensayo pasó casi inadvertido. Solo la revista Visión del 31 de agosto de 1956 reflejó en una nota el insólito proceder.

Hoy, a casi 50 años del descubrimiento, casi sin querer, el experimento de Fisín —como todo el mundo conoce a este dentista octogenario pero muy vital—, podría considerarse uno de los primeros de su tipo en usar células madre para regenerar un tejido, en este caso el de un molar completamente diferente al que debía salir si el folículo hubiera crecido como un cordal.

Las células madre o troncales son un tipo especial de células indiferenciadas, que tienen la capacidad de dividirse indefinidamente sin perder sus propiedades y llegar a producir células especializadas de tejidos del cuerpo humano, en dependencia del lugar donde se ubican y los estímulos específicos a que se sometan.

La investigación con ellas, que en los últimos años ha tenido un auge extraordinario, se inició en de la década del 60 del siglo pasado, cuando comenzaron a usarse para el tratamiento de determinadas enfermedades hematológicas, sin embargo el experimento del doctor Fisín data de 1954.

Cayetano Ortega aún vive, y tuvo su primer molar crecido a partir de tejido embrionario durante muchos años como si fuera una muela más, lo que evidencia que aquel experimento, si no fue uno de los primeros de su tipo en el mundo, quizá esté entre ellos.

Cuenta el doctor Luis Carlos García en el libro “En torno al sillón”, donde narra sus experiencias y recuerdos como dentista durante más de 60 años:”Cuando vi que el primer molar definitivamente se perdería por lo avanzado de la carie, y que en la radiografía podía apreciarse ya el folículo dental del tercer molar, sugerí al padre del muchacho hacer el experimento, a ver qué pasaba.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.