Se encuentra usted aquí

Sexualidad y salud

Despiértate, deseo
La risa es capaz de desatar mecanismos fisiológicos que nos protegen del estrés y otro sinnúmero de afecciones, pero pocos conocen que puede constituir un poderoso afrodisíaco

Por

Por: 
16 Ene 2017

 

 

Solo hace unos pocos días notaste lo atractivo de ese muchacho. Como por arte de magia, tus sentimientos han dado un vuelco y ya no pasa un minuto sin que tu mente sea invadida por su imagen. Ante la inminente llegada del enamoramiento no puedes ni quieres resistirte.

Decides entonces diseñar una demoledora y fulminante estrategia para atraerlo. Arreglarás tu pelo, tus uñas, tratarás de vestirte lo más atractiva y seductoramente posible, comenzarás a utilizar ese perfume que guardas para “determinadas” ocasiones.

En fin, te harás notar a toda costa.

El nuevo día ha llegado y la maquinaria se pone en marcha. Primero, la búsqueda del contacto visual. Luego, mantenerlo e imprimirle un halo sugerente constituirán la segunda fase de este mecanismo milenario y asumido casi inconscientemente por los seres humanos.

Sin embargo, a esta maniobra de seducción quizá le falte un elemento clave, uno que obviamos por desconocer los efectos que provoca. Finalmente, cuando la intencionada mirada y las constantes caricias al pelo van quedándose sin asideros, no queda otra cosa que sonreír.

Es entonces cuando del otro lado la señal de atracción queda ratificada, sentándose las bases para el acercamiento.

Sigue al risueño
Reza un dicho muy popular en España que “más conquista un feo gracioso que un buen mozo soso”, y sí, aunque en los últimos tiempos, las cualidades físicas pareciesen estar en boga, sin duda el buen humor, el carisma o la simpatía constituyen una dote muy apetecible a la hora de elegir compañía. 

Aunque el mecanismo funciona casi de manera inconsciente, no existe modo más completo de conocer a alguien que mediante su sentido del humor. El objeto de sus chistes, bromas e incluso aquello que provoca su risa resultarán un excelente indicador de la inteligencia, la agudeza y las valoraciones éticas de quien te agrada.

La risa compartida, a la vez que una agradable experiencia física, también se  erige —además— en uno de los modos más placenteros para acercarse, relacionarse, crear complicidad y preparar el terreno para la seducción del otro.

En una época en que las campañas publicitarias, la industria del cine y hasta los videojuegos hacen creer que el éxito en lides amorosas se basa solo en el atractivo físico, resulta necesario reivindicar el sentido del humor como una de las cualidades más sugerentes y atractivas que puede mostrar una persona.

Según afirman diversos estudiosos del tema en España, Estados Unidos y México, la risa constituye uno de los componentes más determinantes en el coqueteo, pues deviene puerta de entrada muy eficaz para ser aceptado como potencial pareja.  

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.