Se encuentra usted aquí

Historia

El día que Santiago de Cuba vistió de verde olivo
El 30 de noviembre es una las fechas de la historia patria cubana íntimamente relacionadas con la pujanza revolucionaria de la juventud. Un santiaguero de extraordinarios valores, Frank País, había sido encargado por la dirección del Movimiento 26 de Julio de organizar las células de acción clandestina en Oriente, y lo hizo con discreción y disciplina

Por

Foto

Foto: 
16 Sep 2014

 

El 30 de noviembre es una las fechas de la historia patria cubana íntimamente relacionadas con la pujanza revolucionaria de la juventud. Un santiaguero de extraordinarios valores, Frank País, había sido encargado por la dirección del Movimiento 26 de Julio de organizar las células de acción clandestina en Oriente, y lo hizo con discreción y disciplina.

A fines de octubre de 1956, otro valiente joven santiaguero, Otto Parellada, siguiendo instrucciones de Frank, reunió a los responsables de su grupo para impartirles directivas prácticas sobre la lucha armada en Santiago de Cuba. Destruir las vías de acceso a la ciudad, construir barricadas, y sabotear las líneas telefónicas y eléctricas, eran algunas de estas acciones.

A mediados de noviembre, Frank, Lester Rodríguez y Pepito Tey se reunieron en el reparto Vista Alegre con los responsables de las células de acción del Movimiento 26 de Julio en Santiago. Allí se explicó el plan para desencadenar, el 30 de noviembre, la insurrección en apoyo al desembarco del Granma, que iniciaría la guerra total contra la tiranía.

El proyecto preveía el asalto a las estaciones de la Policía Nacional y Marítima, para apoderarse de las armas. En otras ciudades orientales también se realizarían acciones similares, y así sucedió en Guantánamo en el central Ermita.

La fecha del alzamiento la señalaría un telegrama enviado desde México, con la contraseña: OBRAS AGOTADAS. La mañana del 30 de noviembre, los santiagueros vieron por primera vez el glorioso uniforme verde olivo y el brazalete del 26.

Prácticamente la ciudad estuvo en manos del Movimiento hasta la tarde, pero al tornarse la situación en extremo comprometida, se ordenó la retirada.

Tres combativos jóvenes cayeron en la acción más difícil del día: Otto Parellada, Pepito Tey y Tony Alomá, pero cumplieron su promesa: la acción del 30 de noviembre sacudió a las masas.
 

Artículos relacionados
Honrarán a mártires del levantamiento armado de Santiago de Cuba
Debut del uniforme verde olivo
 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.