Se encuentra usted aquí

Historia

Ejemplo de vida
“El Mayor”, “Idolo de los camagüeyanos”, “Heroico hijo”, “Un hombre de hierro”, “Diamante con alma de beso”, “Mártir de Jimaguayú”, son apenas algunos de los calificativos que le fueron asignados a Ignacio Agramonte a través de las páginas de la historia

Por

20 Jul 2014

 

“El Mayor”, “Idolo de los camagüeyanos”, “Heroico hijo”, “Un hombre de hierro”, “Diamante con alma de beso”, “Mártir de Jimaguayú”, son apenas algunos de los calificativos que le fueron asignados a Ignacio Agramonte a través de las páginas de la historia.

Licenciado en Derecho Civil y Canónico, lo caracterizaban la honestidad, firmeza e intransigencia revolucionaria. Se destacó por ser un formidable y prestigioso jefe militar, magnífico jinete y sobre todo muy organizado y disciplinado, cualidades que lo hicieron ejemplo ante sus fieles soldados.

Impregnó a las tropas de una excelente preparación combativa, por lo que se convirtieron en una real amenaza para las fuerzas enemigas. “Cuba no tiene más que conquistar su redención arrancándosela a España por la fuerza de las armas", es una de las frases de este insigne patriota cubano que evidencia el carácter patriótico y la entrega incondicional de “El Insigne paladín” como lo llamara el periodista Manuel de la Cruz Delgado.

Esa entrega que no le impidió ser un amantísimo esposo y encontrar tiempo para dedicarle al amor de su vida, la también camagüeyana Amalia Simoni.

El Mayor provenía de una familia bien posesionada, pero la humildad brotaba de su piel e irradiaba al exterior cual faro guía de los desposeídos. Dedicaba horas a enseñar a leer y escribir a sus compañeros de lucha, al tiempo que compartían juntos la poca comida que podían conseguir.

Indiscutiblemente, fue uno de los líderes más sobresalientes de todo el proceso revolucionario cubano, y logró ganarse el respeto y admiración de muchos.

A pesar de su juventud, Agramonte alcanzó dimensiones insospechadas que lo llevaron a ser ejemplo de vida para todos los cubanos y ocupar el cargo de mayor general y jefe del Camagüey, su tierra natal, conocida hoy como la tierra agramontina.

 

 

Artículos relacionados
Un diamante con alma de beso
Agramonte dejó asegurada la revolución
El Mayor cabalga eternamente por la Historia
¡A la carga, muchachos, que la victoria es nuestra!
Ignacio Agramonte y Loynaz

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.