Se encuentra usted aquí

Sexualidad y salud

Para escucharte mejor
Nadar aparece como valioso recurso para evitar y solucionar algunos males. Sin embargo, hay que cuidar dónde lo hacemos, pues no todos los lugares son idóneos a la hora de tomar un buen chapuzón

Por

Por: 
24 Oct 2015

 

Nadar constituye uno de los ejercicios físicos más saludables y completos. Su práctica nos hace segregar las mismas hormonas que nos invaden al reírnos. Por este beneficioso efecto se emplea como parte de tratamientos de rehabilitación mental.

Así de placenteras pueden resultar unas brazadas en las aguas de alguna playa, río o piscina. Pero no solo la mente saca provecho.

Un par de horas semanales dedicadas a la natación disminuyen el riesgo de enfermedades crónicas como la hipertensión y la obesidad; mientras que quienes se dedican a ella de forma habitual, disminuyen significativamente las probabilidades de morir si lo comparamos con aquellos que tienden a la inactividad.

Por demás, esta antiquísima disciplina o hobby muestra gran aceptación, pues, a diferencia de la mayoría de los deportes terrestres, se puede realizar durante largas jornadas sin provocar excesivo agotamiento de los músculos y articulaciones, a la vez que  favorece excelentes resultados en nuestro físico.

Hasta aquí, el nadar aparece como valioso recurso para evitar y solucionar algunos males. Sin embargo, hay que cuidar dónde lo hacemos, pues no todos los lugares son idóneos a la hora de tomar un buen chapuzón.

Las aguas mansas
Aún se respiran las temperaturas del recién concluido verano (que en Cuba se extiende cada vez más) y en los últimos meses los pasos y gustos de muchos no solo se dirigen hacia las playas; también las piscinas han comenzado a ganar asiduos seguidores. 

Algunos las prefieren por su permanente temperatura fresca en relación con el agua de los mares; otros porque, especialmente con las nuevas opciones recreativas incluso en el sector privado, ofrecen la posibilidad de disfrutar con amigos y familiares con mayor intimidad.

En cambio, pocos reparan en que las piscinas, por sus características, suelen responsabilizarse de distintos padecimientos para los humanos.  Desde que nos acercamos a sus bordes, el ambiente es inundado por un inconfundible olor a cloro, poderoso desinfectante empleado en el tratamiento del agua a fin de mantenerla libre de gérmenes.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.