Se encuentra usted aquí

Cuba joven

El “espiritista” del tiempo
Han pasado once años desde aquella primera vez, y todavía a algunos les parece una locura el arrojo de aquel muchacho para asumir una responsabilidad de tan alta implicación social

Foto

14 Mar 2018

 

“¿Tú eres el que va a dar el pronóstico del tiempo?”, le preguntaron a boca de jarro al joven sentado en el vestíbulo del telecentro Gibaravisión, a la espera de que alguien recogiera las fotografías de las inundaciones producidas por aquellos días en Velasco.

Él mismo las había capturado por “puro fanatismo”, y debido a esa razón –o quizá por entender la importancia de aquellas imágenes– las había ofrecido para una programación especial que transmitiría en vivo la televisora local.

Por unos segundos, Danier González Velázquez, sin ninguna formación especializada en Meteorología, dudó. Pero pudo más su osadía, porque enseguida se vio maquillado y en el set, frente a la cámara, mostrando las inundaciones y explicándoles a sus coterráneos lo que conocía sobre el tema, gracias a su pasión por las variables del tiempo y al empeño por comprender el comportamiento del clima, todo lo cual lo había llevado a vincularse, como aficionado, al Centro Meteorológico Provincial de Holguín.

Han pasado once años desde aquella primera vez, y todavía a algunos les parece una locura el arrojo de aquel muchacho para asumir una responsabilidad de tan alta implicación social. Pero el tiempo, que es el que mejor prueba a las personas, demostró que con él no hubo error.

El 8 de septiembre de 2016, mientras Irma merodeaba las costas gibareñas y hacía saltar las olas sobre el malecón de la Villa Blanca como ningún poblador recuerda haber visto nunca, encontramos a Danier (veintinueve años) en el Consejo de Defensa Municipal, en plena faena informativa, luego de haber capturado para la posteridad las imágenes confirmatorias de la fuerza del huracán.

Todo el mundo llamaba al “meteorólogo” para disipar o confirmar sus dudas y preocupaciones, incluso las autoridades del territorio “ponían la mano al fuego” por la confiabilidad de sus pronós­ticos. Así que Somos Jóvenes no resistió la curiosidad y se lan­zó al mar de una conversación que terminó días después, en calma, a través de las redes sociales.

Origen de una pasión
Dicen que hay que buscar en los recovecos de la niñez para encontrar explicación a los actos de los adultos. Así que Danier se remonta al pasado y ve a su padre siempre atento al parte del tiempo, antes de salir a pescar lo mismo en pequeñas que en grandes embarcaciones.

“Desde niño he formado parte de eso, aunque no fue hasta las activas temporadas de huracanes de 2004 y 2005 cuando la meteorología me empezó a halar. Buscaba mapas y hasta hice un candil para ubicar la trayectoria de los ciclones en medio de los apagones. Me dormía con Radio Reloj, esperando la última información. Por ahí empezó todo”.

En 2005 logró vincularse como aficionado al Centro Provincial de Meteorología, y en 2013 pasó a pertenecer oficialmente a esa institución científica, como miembro del Grupo de Pronósticos.

“De aficionado investigaba, recopilaba artículos y me nutría del Curso de ciclones tropicales, de Universidad para todos. Era casi una obsesión conocer más sobre los huracanes, sus récords… y perseguía el parte del tiempo de la radio y la televisión. Después, los especialistas del Centro me dieron la oportunidad de monitorear los huracanes que se formaban mediante las imágenes del satélite. Así iba aprendiendo”, rememora.

 

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.