Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

Estar en Facebook… Privadamente público
Verificar periódicamente tu privacidad no solo te dejará más tranquilo, sino que te permitirá controlar la imagen que estás proyectando en las redes sociales y el impacto que estas tienen en tu vida
29 Mar 2018

En 2017 Facebook sumó más de 2 100 millones de usuarios, lo que la ratifica como la red social más grande del mundo. Esto significa que, por su propia dinámica, cualquier cosa que publiques puede ser vista por miles de personas. No importa que prefieras tener tantos “amigos” como sea posible (cuyo límite es de 5 mil por perfil), o no creas necesario restringir tus publicaciones; al no configurar adecuadamente tu cuenta corres el riesgo de mostrarle al mundo mucha más información de la que realmente estás dispuesto a ofrecer.

Considera que todo lo que “subas” está disponible para que otros establezcan un perfil determinado sobre ti, o al menos, criterios preconcebidos que incidirían directamente en tu vida. Incluso si moderas tu actividad en la red, o si decides salirte, toda esa información queda accesible en cualquier momento.

Para sentirte más cómodo, deberías tomar una serie de precauciones:

• En primer lugar, nunca compartas tus contraseñas con otras personas. Cada vez es más frecuente el robo de perfiles, por lo que crear contraseñas fuertes y mantenerlas seguras depende totalmente de ti.

• Quizá no te interesa que cualquiera sepa tu cumpleaños o si posees pareja, pero tal vez prefieras que algunos datos como tu número de teléfono solo sean vistos por familiares o amigos. Si normalmente no compartes estos datos con todo el mundo, tampoco lo hagas en la red. Evita el exceso de información.

• Verifica las aplicaciones antes de instalarlas y los permisos que les otorgas. Además de que algunas llegan a obtener acceso a informaciones relevantes como tus contactos, en muchas de ellas existe la posibilidad de publicar en tu nombre y esto no siempre es agradable.

• Si vas a añadir nuevos contactos, no dejes de revisar información sobre ellos. Es posible que se trate de personas que luego te resulten molestas o de perfiles falsos que bombardeen tu muro y te lleven a situaciones incómodas.

• Si bien hay cosas que no te importa mostrarlas en público, tal vez no te interesa que todos (o alguien específico) vean tus fotos del fin de semana. Sin embargo, aunque podemos intentar evitar momentos embarazosos, difícilmente seamos capaces de controlar el hecho de que alguien decida descargar una imagen o haga una captura de pantalla y lo socialice sin tu consentimiento. Guarda para ti tus fotos más íntimas y, en caso de compartirlas, asegúrate de restringir quiénes pueden acceder a las mismas.

• Siguiendo esta lógica, cuida lo que conversas a través del chat. Siempre tienes la opción de “borrar” la conversación, pero esto no te garantiza que el otro lo haga.

• Cuando interactúes con música, imágenes y videos de otros, ten cuidado de no violar su privacidad o derechos de autor. Ten en cuenta que esto no solo es ilegal, sino que a ti mismo, como usuario, te asiste el derecho de denunciar a quien haga lo mismo contigo. Sin embargo, en caso de que suceda y aunque seas capaz de eliminar los contenidos que te molestan, estos pueden haber sido replicados, de manera que sea muy difícil seguirle el rastro a la información.

• Revisa el último lugar desde el que se realizaron tus conexiones. Verifica las sesiones activas de manera que conozcas si hay otras personas que acceden a tus perfiles.

Para facilitarte las cosas, dispones de una serie de opciones a partir de las cuales dejarías todo a tu gusto.

Configura tus publicaciones de manera que elijas quién vea lo que escribes, ya sea desde la configuración general de tu perfil o en cada uno de los post que publiques. Como en “la vida real”, es posible publicar para usuarios específicos y hasta crear tus propias listas o grupos de amigos según las afinidades que compartas con ellos.

Es importante que sepas que todas las opciones de privacidad que ofrece Facebook ayudan a personalizar las relaciones que estableces, pero también define ciertos límites a las interacciones que otros traten de establecer contigo. Disfrutas el derecho de escoger qué publicaciones se verán en tu perfil. Al fin y al cabo, puedes entender tu cuenta de Facebook como una extensión de tu casa y eres libre de escoger cómo se ve y a quién invitas.

Los trolls…

Si en tu círculo hay alguien que sufre “el mal de las etiquetas”, o sencillamente no te interesa que te incluyan en una publicación específica, es recomendable que mantengas activa la opción de revisar cadapublicación antes de que otros te etiqueten. De esta manera, Facebook te pedirá permiso antes de añadir ese contenido a tu biografía. No obstante, siempre existe la posibilidad de desmarcarte.

Llegados a este punto tal vez quieras asegurarte de que determinadas personas no puedan ver datos específicos sobre ti, o quizá te salte la duda de cómo ven otros tu perfil o prefieras elegir quién te envía mensajes.

No obstante, siempre está al alcance de unos clics la opción más drástica que asumas tomar en tu entorno digital: expulsar a alguien de tu círculo, bloquearlo. Si te decides a dar este paso, por las razones que sean, dejarás de existir para ese usuario y ya no podrá interactuar contigo (dejará de ser tu amigo/a automáticamente, no aparecerás en sus búsquedas y ya no podrá enviarte mensajes); aunque seguirá leyéndote en los grupos y comentarios que tengan en común.

Verificar periódicamente tu privacidad no solo te dejará más tranquilo, sino que te permitirá controlar la imagen que estás proyectando en las redes sociales y el impacto que estas tienen en tu vida. Gran parte del asunto depende de ti, Facebook simplemente te brinda las herramientas.

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.