Se encuentra usted aquí

La Estrella que nació sin Sol
El acontecimiento ocurrió en La Habana el 28 de enero de 1853 y aún ilumina el camino de todos los que viven en un mundo de injusticias
6 Feb 2016

 

 

Allá por el siglo XV de nuestra era, desde Europa, un “navegante atrevido”, con la anuencia y ayuda de los Reyes Católicos, cursó los mares y, entre otras proezas, llegó a una hermosa y pacífica isla en 1492, que después de ser nombrada Juana y Fernandina, impuso su nombre primitivo de Cuba y a la cual España subyugaría para exprimir sus riquezas.

Pasaron 361 años, cuando el amor de un peninsular con una criolla fructificó al dar a la luz una Estrella en esa patria. El acontecimiento ocurrió en La Habana el 28 de enero de 1853, hace 161 primaveras. El astro que tanto hizo para que en su tierra brillara el Sol, al que simbolizó como libertad e independencia plenas, aún es luminaria para los que luchan por la justicia en Cuba, Latinoamérica o cualquier lugar del mundo. 

Creció el astro con penurias económicas y riqueza de espíritu, que alimentó un Maestro: Rafael María de Mendive, y ya siendo un adolescente comenzó a brillar con su “Diablo Cojuelo”, publicación que solo saldría una vez para avivar la llama de la esperanza redentora, y con su carta acusatoria a un traidor a los intereses de su país, por lo cual fue juzgado junto a su amigo Fermín Valdés Domínguez, sufriendo prisión y destierro.

Estudios, peregrinación y una obra literaria tan exquisita como abarcadora fueron los primeros alimentos que permitieron su incandescencia para preparar una Guerra Necesaria que lo hizo caer, para resplandecer más en el ideal de amor y equidad que llena a cada ser humano. No hay un cubano que no haya sido tocado por esa Estrella y que no sepa que le pusieron por nombre José Martí y Pérez.

Una investigación de Lázaro Rodríguez Forte, presidente Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba en la provincia de Matanzas, plantea que el pensamiento martiano aborda aristas que coinciden con los cambios actuales del modelo económico cubano, porque reflejó problemáticas de su época que aún tenemos al heredar un país subdesarrollado, con una política agraria deficiente, y una economía dependiente y deformada. 

El Apóstol escribió sobre aspectos tales como la premisa de no copiar modelos importados, dar un valor especial a la tierra −recurso natural indispensable que se debe explotar y entregar a quien la trabaje− y la importancia del ferrocarril para estimular a los trabajadores de las fábricas y contribuir al desarrollo del pueblo. La visión futurista del Héroe Nacional cubano sobre nuestra realidad advierte del compromiso que, en cada tarea, tenemos con la sociedad.

En el aniversario de su natalicio también queremos destacar que Martí siempre simpatizó con los jóvenes revolucionarios, en quienes vio potencialidades de  creadores y forjadores de un mundo donde el mejoramiento humano ocupase los primeros planos. Su confianza en ellos quedó plasmada en su ensayo “Nuestra América”: “…Los jóvenes de América se ponen la camisa al codo, hunden las manos en la masa, y se levantan con la levadura de su sudor.” ¿No es lo que hacen los jóvenes revolucionarios de hoy?

Leyendo los elevados principios éticos y conceptos trasmitidos por el fundador del Partido Revolucionario Cubano a María Mantilla, la mujer del 2012 puede armarse de conceptos para alcanzar su plenitud de igualdad: “…Piensa en el trabajo libre y virtuoso, para que la deseen los hombres buenos, para que la respeten los malos, y para no tener que vender la libertad de su corazón y su hermosura por la mesa y el vestido”.

Para no dejar morir al Maestro está su legado a la nacionalidad cubana, al empeño para que las naciones latinoamericanas brillen radiantes; razones suficientes para rendir culto fervoroso a la memoria del “hombre de La Edad de Oro”.
 

Fuentes: Sitios web www.radio26.icrt.cu y www.radioprogreso.cu
 

 

 

Artículo relacionado
El Martí que conocemos

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.