Se encuentra usted aquí

Historia

Evocar a Máximo Gómez inspira a imitarlo
Cuba lloró agradecida la muerte del revolucionario internacionalista Máximo Gómez Báez, quien dio los mejores años de vida y su talento para servir con valentía a la causa independentista de la Mayor Isla de las Antillas
18 Jul 2014

 

 

Dominicano de nacimiento y cubano de corazón, Máximo Gómez Báez, nacido en Bani en 1836, falleció en La Habana el 17 de junio de 1905, sin fortuna, tras haber sido uno de los hombres que más contribuyó a la independencia de la Mayor Isla de Las Antillas. El pueblo honró sus restos con veneración y respeto. Recordemos pues, el aniversario 107 de la muerte de un héroe.

Después de ingresar en el ejército de su patria, Gómez entró al servicio de España y vino a Cuba. En 1868 se unió a Céspedes, que se había sublevado al grito de “¡Viva Cuba Libre!”. Nombrado Jefe de Estado Mayor de Donato Mármol, comenzó a distinguirse y llegó a tener más fuerzas bajo su mando. Tras el Pacto del Zanjón, el Generalísimo partió primero a Jamaica y después a Honduras, hasta que se incorporó a la Guerra de 1895, en la cual sus hazañas fueron innumerables.  

De sus amados hijos, uno le fue arrebatado por la guerra y cuatro murieron a causa de la miseria que la familia afrontó fuera de Cuba. Ya en la república neocolonial, el viejo general pasaba el mayor tiempo posible al lado de su familia, algo difícil dado sus numerosos compromisos. Por eso, poco menos de dos meses antes de su deceso había ido desde la capital hasta la parte oriental de la Isla, a descansar por un tiempo en la casa de uno de sus hijos.

Asediado constantemente por sus seguidores, el viaje se convirtió en un paseo político donde intentó echar por tierra las maniobras del presidente Tomás Estrada Palma para mantenerse en el poder. Gómez ya estaba enfermo y su estado físico era grave; aparentemente, la afección comenzó por una lesión en una mano, por donde penetró una infección que se extendió por todo el cuerpo.

En Santiago de Cuba lo examinaron varios doctores y le indicaron su traslado a La Habana, donde llegó el 8 de junio. En el trayecto le aplicaron dos cirugías. El país entero estaba pendiente de su estado de salud, de lo cual la prensa se hacía eco, a veces con dramatismo. La muchedumbre agolpada en los alrededores de su casa conoció su fatal final y lo trasmitió de boca en boca.

La noticia llenó de luto los hogares y los corazones de cuantos veían en Gómez las mayores virtudes como uno de los pilares de la Patria, aun en tiempos de  paz. Indica el historiador  Yoel Cordoví Núñez que era bonachón, tierno, amantísimo, muy humano; pero exigente y bravo en la pelea. “…no solo era el excepcional Mayor General… desconocemos al hombre amante de la música y del piano. Ignoramos al venerador de la poesía, el que hacía tertulias en torno a la pintura con sus tropas…”   

Asegura Cordoví que Máximo Gómez Báez fue un joven autodidacta, amante de las mujeres, de las pistas de baile, y dejó todo por liberar a Cuba. Símbolo de desinterés, rechazó la presidencia de la Isla, dando muestras de la dimensión de su alma y de su pensamiento. “Ese es el hombre que no se conoce tanto, el valiente que peleó apenas sin  balas contra un imperio y que acaso derramara  lágrimas de hierro”, agrega el historiador.

El entierro de uno de los más prominentes jefes de la insurrección en la Cuba del siglo XIX. fue una grandiosa manifestación de duelo, a la que asistieron las personalidades de la época y todo un pueblo que reconoció en él sus dotes de valiente y guerrillero. Hoy Máximo Gómez es una figura histórica vigente, cuyo ejemplo siempre guía al pueblo cubano y lo inspira a imitarlo.
 

Fuentes: Sitios web

 

- www.lajiribilla.cu
 

- www.voltairenet.org
 

- www.hojassdeprensa.blogspot.com  

 

 

Artículos relacionados
Máximo Gómez, el heroico Generalísimo
Dominicano, cubano, universal
En memoria del forjador y jefe del Ejército Libertador de Cuba

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.