Se encuentra usted aquí

Sexualidad y salud

Extraña autonomía (Final)
21 Oct 2016

 

 

… ¡Pero se mueve!
Imagina lo complejo de sentir tu mano como cualquier otra parte del cuerpo. Sin embargo, en ocasiones experimentas la molesta sensación de perder el control sobre los movimientos, como si las acciones que a diario son realizadas cuando lo ordenas, repentinamente operaran sin tu consentimiento.

Cuando uno de tales episodios se presenta, el individuo simplemente no repara en que su extremidad lleva a cabo varias actividades hasta que llama su atención.

Al respecto, algunos pacientes refieren que, si bien pierden el dominio sobre la voluntad de las acciones, sí mantienen una especie de sensación de propiedad, aunque a un nivel bastante menor que el usual. Son incapaces de detener el movimiento de la mano afectada y no pueden controlar lo que están haciendo con ella; por lo tanto, tienen que ocuparla para detenerla.

Para los aquejados constituye una gran molestia, pues se producen “interferencias” entre ambas manos: una hace y la otra deshace. Por ejemplo, la “sana” puede abrochar la camisa o fregar los platos, mientras que la otra va desabrochando o devolviendo la loza al fregadero.

Si las personas no reciben ayuda, pueden llegar a creer que esa parte del cuerpo está poseída y limitar su vida social por temor a las reacciones.

Habla la ciencia
Los investigadores refieren que existen varios subtipos de tal patología, en dependencia del daño cerebral. Así, una afectación del cuerpo calloso pude producir acciones involuntarias e inteligentes en la mano no dominante; es decir, de ser derecho la izquierda acometerá la acción extraña. Mientras si el lóbulo frontal sufre traumas, la dominante será la afectada.

Por su parte, problemas en la corteza cerebral pueden ocasionar movimientos involuntarios y descontrolados de cualquiera de las extremidades. A su vez, actividades más complejas de la mano anárquica generalmente se asocian a tumores en el cerebro, aneurismas o golpes.

Puede que en comparación con otros males neurológicos la cantidad de afectados sea "ínfima", pues hasta la fecha solo existen pocos casos documentados de dicha anomalía. Lamentablemente aún no hay cura, pero el trastorno es tan traumático que merece de toda la ayuda científica para poder vislumbrar algún tratamiento.

Así que ya sabes: Si decides disfrutar de alguna que otra vieja película en la cual una mano actúa como si estuviese poseída, puede que sus guionistas se hayan basado en este padecimiento para desarrollar la historia.

No obstante, si por estos días tomas algún transporte y sientes que una mano se rehúsa a soltar alguna parte de tu cuerpo o intenta sigilosamente sacar tu cartera del bolso o la mochila, por favor, no temas reprocharle al dueño de tan inquieto miembro.

Ese seguramente solo padece del síndrome del carterista, característico en aquellos que buscan su autonomía financiera a través del sudor ajeno.

 

El síndrome de la mano extraña en el cine y la TV
 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.