Se encuentra usted aquí

Historia

Por Frank País, por Raúl Pujol y por todos los mártires
El Consejo de Ministros del Gobierno Revolucionario acordó el 26 de Julio de 1959, declarar el 30 de Julio como Día de los Mártires de la Revolución Cubana, honrando desde entonces a los que ofrendaron su vida por la Patria en la última gesta revolucionaria

Foto

Foto: 
16 Sep 2014

El Cuartel Moncada fue sede de una sesión de trabajo especial del Consejo de Ministros del joven Gobierno Revolucionario, el 26 de julio de 1959 a las 5:15 de la madrugada, la hora en que comenzara el transcendente asalto a esa guarnición dela tiranía, seis años antes. Entre las propuestas aprobadas en esa reunión sobresalió la de Pedro Miret: declarar el 30 de Julio como Día de los Mártires de la Revolución Cubana.

La fecha fue escogida porque ese día, en 1957, hubo en Santiago de Cuba una acción considerada entre las decisivas para la caída de la dictadura de Fulgencio Batista, y en la que cayeron combatiendo los valiosos revolucionarios Frank Isaac País García y Raúl Pujol Arencibia. Con la decisión tomada en el Consejo de Ministros se homenajeaba, a partir de ese momento, a todos los mártires de la última gesta por la total independencia de Cuba.

Frank País fue un hombre íntegro desde su etapa estudiantil; también sobresalió como maestro, amigo y luchador consagrado a la liberación de su pueblo de los gobiernos corruptos. Con pasión difundía las ideas nacionalistas, democráticas y cristianas, y especialmente el pensamiento y la obra de José Martí.

No tenía aún 23 años y ya era jefe de Acción Clandestina de la Dirección del Movimiento 26 de Julio. Lo asesinaron en el Callejón del Muro, donde recibió 22 disparos.

Un inmenso dolor impregnó la reacción popular. Sus honras fúnebres —fue condecorado como General de la Revolución— se convirtieron en marcha combatiente y huelga general que se extendió por toda Cuba.

El 30 de noviembre de 1956 dirigió el levantamiento armado en Santiago de Cuba en apoyo al desembarco del yate Granma. David, como se le conocía en la clandestinidad, fue uno de los principales organizadores de la ayuda a la guerrilla de la Sierra Maestra y la extensión de la insurrección a toda la Isla. Exactamente un mes antes de su muerte, había sido asesinado su hermano Josué, otro destacado combatiente revolucionario.

 


Artículo relacionado
Frank País, un joven grande y prometedor
Frank País: una figura insigne

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.