Se encuentra usted aquí

Historia

“Piti” Fajardo
Gran historia en una corta vida
Solo treinta años vivió Manuel Fajardo Rivero, quien pasó a la historia como “Piti”. Este 8 de noviembre cumpliría 83 años uno de los primeros médicos incorporados a la lucha en la Sierra Maestra. También se destacó como soldado y en otras tareas revolucionarias.
3 Jul 2014

 

Manzanillo, en la oriental provincia cubana de Granma, siente especial orgullo entre sus hijos ilustres por un humilde mulato, de carácter jovial, nacido el 8 de noviembre de 1930 y que este año cumpliría 83 si manos asesinas, alentadas por el imperialismo yanqui, no hubieran acribillado su delgado cuerpo de Comandante el 30 de noviembre de 1960, cuando se enfrentaba a los alzados contrarrevolucionarios en el Escambray, antigua provincia de Las Villas.

Se trata de Manuel Fajardo Rivero, a quien comenzaron a decirle “Piti” desde temprana edad. Se destacó como jugador de voleibol, cuyo entrenamiento le serviría para resistir las largas marchas en la Sierra Maestra, donde fue a incorporarse como uno de los primeros médicos de los combatientes que luchaban junto al doctor Fidel Castro por una patria libre e independiente. No solo ejerció su profesión para salvar soldados; sino que fue uno de ellos en varios combates, en los cuales se destacó hasta obtener el grado de capitán.

Tras graduarse en la capital con notas sobresalientes, comenzó a curar a los heridos del Ejército Rebelde y de la clandestinidad en la clínica La Caridad de su ciudad natal, junto al doctor René Vallejo, hasta que ambos, descubiertos por las fuerzas represivas de Fulgencio Batista, se incorporaron a la lucha insurreccional (Vallejo primero, Fajardo después,) el 24 de marzo de 1958. En el hospital de campaña de Pozo Azul, levantado por el esfuerzo de Piti Fajardo, salvaron la vida muchos de sus compañeros.

La responsabilidad profesional y patriótica del doctor Manuel Fajardo Rivero le facilitan actuar como médico bajo las órdenes de Fidel y estar al cuidado del arsenal de guerra y la contabilidad de los equipos. Y cuando el Comandante en Jefe ordenó al comandante Lalito Sardiñas que la Columna No.12 “Simón Bolívar” impidiera el cerco de las fuerzas de la tiranía, en el límite de Camagüey y Oriente, y a las columnas invasoras de Camilo y el Che el avance hacia Las Villas; Piti planea con Sardiñas todas las operaciones y da cumplimiento a las órdenes del indiscutible líder de la Revolución Cubana.

Fajardo se situó al frente de uno de los dos grupos en que fue dividida la tropa de Sardiñas, y operó en orientales zonas de Las Tunas, Holguín, Puerto Padre y Jobabo. Cuando se formó el Cuarto Frente organizó las comunicaciones, el hospital y combinó con Lalo Sardiñas las operaciones militares.

Tras el triunfo de la Revolución fue ascendido a comandante y nombrado director del Hospital Civil de Manzanillo, después del Hospital Militar de Santiago de Cuba, hasta que va a participar en la edificación de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, en el Caney de Las Mercedes, inaugurando en ella la primera Unidad de 500 “Camilitos”, el 26 de julio de 1960. Además, fue médico personal del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Al despedir el duelo por su muerte, Fidel dijo: “El compañero Fajardo cumplió su deber. Lo cumplió en la guerra como médico y como soldado, lo cumplió en la paz y en el corazón de los primeros 500 niños de la Ciudad Escolar. El nombre de Fajardo será siempre llevado con cariño. Cumplió como médico, maestro y como soldado”. Después, el Comandante de la Revolución Juan Almeida diría: “… era un combatiente con el bisturí en una mano y el fusil en la otra…”

Actualmente Manuel “Piti” Fajardo da nombre a los institutos Superiores de Cultura Física de toda Cuba. Llegó a consagrarse como voleibolista; todavía algunos manzanilleros de la tercera edad recuerdan sus remates y saques en el juego de los súper reflejos. En ese deporte fue campeón júnior. También sintió afición por el béisbol. Su madre, la doctora Francisca Rivero (Panchita), expresó en una entrevista: “Era un muchacho como cualquier otro. Le gustaban mucho los deportes, de manera especial la pelota, nadar, el mar y el voleibol”.

 

Artículo relacionado
Piti Fajardo, ejemplo de médico combatiente

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.