Se encuentra usted aquí

Arte

De la historia y la literatura
La literatura es una forma de vivir y también de hacernos saber cómo es y era la vida de una época a través de una ficción que, en demasiadas ocasiones, se torna realidad

Por

Por: 
21 Ene 2017

Otros trabajos del autor

 

 

“La vida imita al arte”, dicen unos; “el arte recrea la vida”, responden otros. Lo cierto es que en esas simples frases se enmarca la riqueza del arte, de la creación.

Para un escritor, la literatura es la vida, y desde su ficción muchas veces se puede retratar una época con mayor intensidad de lo que suele lograrse con un libro de historia.

Escribir libros es una tarea de consecuencias, y una obra literaria desborda siempre la página escrita y altera de alguna manera la realidad. Como dijo Carlos Fuentes1, “una novela no solo refleja la realidad como un espejo mágico, sino que agrega una nueva realidad. E influencia y cambia lo que parecen ser verdades consabidas”.

Se ha hablado de los parecidos y diferencias, y contradicciones si las hay, entre literatura e historia. Sin embargo, los vacíos que deja el relato de la historia contada por los historiadores, vienen a llenarlos los escritores, sin que nadie pueda vedar el uso de la imaginación, que en fin es la esencia del oficio.

Del panfleto a la imaginación
La literatura, afirman algunos, se trata de la inserción de la historia en la narración de las vidas privadas. Una novela, pura ficción, abarca desde los ojos de un personaje, ente ficticio, una realidad tamizada que ilustra más allá de los hechos los colores de una época, un país, una familia que, como decía un famoso teórico, “es la célula más pequeña de un gobierno”.

No se puede considerar a los autores como seres aislados del mundo en el cual viven. Por lo tanto, lo que escriben está directamente relacionado con el contexto histórico de su obra.

Por esa razón no es raro que se estudien períodos históricos a través de la literatura y de la historia, pues, a través de esta última se pueden explicar puntos clave de los libros, y por medio de las novelas se pueden comprender realidades históricas.

La literatura llena los “huecos” que deja la historia, los enriquece y, por esos colores con los que ilumina el cuadro de lo ocurrido podemos comprender tiempos, atesorarlos, vivirlos con el poder de la imaginación, aprehenderlos desde los detalles para admirar todo el paisaje. Los libros, como un rompecabezas, nos dan las piezas que, unidas, nos permiten entender  el conjunto.

El castigo, los edictos, los héroes
Pero veamos un caso concreto. Con una lupa concentrémonos en un detalle para entender cómo, por la ficción y la literatura, se establecen nuevos procederes que son los que reflejarán los historiadores.

Pensemos en los edictos, aquellos manuscritos que, en la antigüedad daban a conocer al pueblo nuevas leyes, decretos y castigos. Eran el reflejo escrito del cuerpo de los condenados, de sus suplicios.

 

1 (1928-2012) Escritor, intelectual y diplomático mexicano, uno de los autores más destacados de su país y de las letras hispanoamericanas. 

 

Sigue...

 

 

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.