Se encuentra usted aquí

Arte

De la historia y la literatura (Final)
21 Ene 2017

 

 

Así refería un periódico de época: “…sobre un cadalso deberán serle atenazadas las tetillas, brazos, muslos y pantorrillas, quemarle con azufre, y sobre las partes atenazadas se le verterá plomo derretido, aceite hirviendo, pez resina ardiente y azufre fundidos juntamente, y a continuación, su cuerpo estirado y desmembrado por cuatro caballos y sus miembros y tronco consumidos en el fuego, reducidos a cenizas y sus cenizas arrojadas al viento”.

Esta economía del suplicio intentaba dar a conocer al pueblo el peso de la ley, ilustrar el castigo para, desde las mentes de los ciudadanos, imponerles el control de los regentes, la moderación ante el quebranto de lo establecido.

Sin embargo, estas emociones de patíbulo con la proclamación póstuma de los crímenes del condenado, si bien justificaban la justicia, también glorificaban al criminal.

Y por eso tales panfletos de tormentos fueron desapareciendo cuando comenzó a prosperar una literatura en la cual el crimen aparecía glorificado. Se alejaron entonces de aquellos relatos que enumeraban la vida y fechorías del delincuente. Nacía la literatura policiaca, ilustre reflejo que, como bien afirmaba Borges2, su único objetivo, como el de la música, es mostrarnos la perfección, cada detalle de una era.

En consecuencia, con esta nueva riqueza que ilustraba con palabras comenzaron a llenarse los espacios que quedaban entre un acto y el siguiente. Ya la voz no era solo la de quien dictaba esos documentos que los historiadores rigurosos catalogan como “la Historia”; sino que se pudo analizar desde diversos puntos de vista: desde el supliciado hasta el verdugo, desde el inocente niño hasta la atemorizada dama.

Y de todos ellos, invención (o reinvención) de un escritor, hicieron que trascendiera, más allá de los hechos, el hombre. Ya no sería más un testigo temporal de lo que ocurrió: se decretaba así la inmortalización de una época, de una historia que, al ser leída, revivía una y otra vez la Historia, pero con más brillo, más color, o como dijera un amigo: “con más historia…”.

 

2 (1899-1986) Escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Su obra, es fundamental en la literatura y el pensamiento universales.

 

Volver

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.