Se encuentra usted aquí

Arte

Íreme Abakuá: símbolo de cubanía
Con el tiempo el diablito pasó a formar parte de nuestra identidad: lo vemos en grabados de distintas épocas, se vende como souvenir a modo de recordatorio e incluso las agencias turísticas lo utilizan para representar a Cuba en el extranjero, pues se ha convertido en la figura más conocida universalmente dentro del complejo cultural abakuá

Por

Por: 

Foto

Foto: 
22 Jun 2015

Otros trabajos del autor

  • >> Misoginia
    16 Sep 2016

  • >> Lírica mulata
    9 Nov 2014

  • >> Más que un color
    1 Nov 2015

  • >> El peso sí tiene vuelto
    4 Sep 2016

  • >> En busca de la panacea
    31 May 2015

  • >> El médico chino
    10 Oct 2016

  • >> De cara a las juventudes
    27 Mar 2018

  • >> En pos de la igualdad
    30 May 2016

  • >> Marlon: Moviendo montañas
    15 Sep 2016

  • >> ¡Cómo pesan los pantalones!
    18 Jun 2015

  •  

    Quizás en las fiestas del carnaval, en fotografías costumbristas o en alguna postal promocional hayas observado una singular figura vestida con traje de llamativos colores y un caperuzón de forma cónica que termina en pompón.

    Aunque casi todos lo conocen como diablito, su verdadero nombre es íreme y proviene del Calabar, una región de África en el sudeste de la actual República de Nigeria y parte del Camerún.

    Lo trajeron los negros de allá, cuando esclavizados por los españoles fueron trasladados a Cuba y se les permitió agruparse según su lugar de procedencia, costumbres y tradiciones. Entonces formaron la Sociedad Abakuá, una especie de hermandad masculina que se preocupaba mucho por la emancipación de la esclavitud.

    No por gusto los colonizadores les llamaron ñáñigos, que significaba arrastrados, y los persiguieron y maltrataron. Pero ellos supieron imponerse, y el Día de Reyes( 6 de enero) primero, y durante el carnaval, después, sacaban sus diablitos a la calle para bailar y festejar.

    Con el tiempo el diablito pasó a formar parte de nuestra identidad: lo vemos en grabados de distintas épocas, se vende como souvenir a modo de recordatorio e incluso las agencias turísticas lo utilizan para representar a Cuba en el extranjero, pues se ha convertido en la figura más conocida universalmente dentro del complejo cultural abakuá.

    Este simpático personaje que ha ganado gran popularidad se expresa mediante la danza, recurriendo a un amplio repertorio de ademanes, gestos y pantomimas que constituyen un verdadero lenguaje mímico. ¡Ah…! , y cuando está contento, hace sonar las enkaniká, unas campanas metálicas que le cuelgan a la cintura y producen un sonido alegre y vivaz.

    La danza del íreme ha influido notoriamente en la columbia, una de las variantes de la rumba que al igual que el son, la guaracha o el casino, es música mulata, o sea, mezcla de lo europeo, africano, indígena y hasta lo chino, uno de los elementos que, culturalmente, caracteriza a la cubanidad.

    Otro tanto a su favor es que, si bien en África existen hermandades parecidas a la nuestra, la Sociedad Abakuá solo se localiza en la Isla, una razón más para sentirnos orgullosos de contar con esta agrupación y con sus diablitos enmascarados.  

     

     

    Escribe aquí tu comentario

    Filtered HTML

    • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
    • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
    • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

    Plain text

    • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
    • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
    Image CAPTCHA
    Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.