Se encuentra usted aquí

Historia

Jimagua
”Sita: Combatiente cubano. Soldado”. Así recoge Che en su Diario del Congo a Pablo Bárbaro Ortiz Montalvo, quien, junto a su hermano gemelo, fallecido a finales de los 90 del pasado siglo XX, se involucró en la odisea africana que devino entre las primeras operaciones internacionalistas cubanas en ese hermano continente

Por

Foto

Foto: 
4 Jun 2015

 

 

Soy natural de Güira de Melena. Cuando triunfa la Revolución, me incorporo a la Asociación de Jóvenes Rebeldes, hacia 1960. Luego me llevan a cumplir el Servicio Militar Obligatorio y, pronto, paso a la escuela 56, en el Turquino.

Como parte del entrenamiento, reeditamos el recorrido de Raúl Castro por la Sierra Maestra, fuimos al Segundo Frente y nos enclavamos en Pinares de Mayarí. De allí me sacan para Santiago de Cuba y soy ubicado en el Escuadrón 11, Campo 1, que dirigía el jefe de la Milicia de Oriente, en aquel entonces Jorge Risquet.

Tras el ataque mercenario a Playa Girón, me envían para Baracoa a participar en la lucha contra bandidos, en la limpia del monte y, posteriormente a Guantánamo, como profesor de armas en la escuela de Victorio,  donde se conformó en el 62 un Batallón para cubrir la frontera. En ese momento paso oficialmente a formar parte del Ejército y ocupo el cargo de Jefe de Registro de las tropas desplegadas en torno a la Base Naval de Guantánamo, adonde entraba y salía un numeroso grupo de trabajadores que continuó trabajando en ese pedazo de territorio cubano, pero hasta hoy en poder de los Estados Unidos.

A poco, me llaman de La Habana y me ubican en un Batallón de información del Estado Mayor General, en la zona de Cojímar. Es allí donde me sorprende el llamado para una misión desconocida, y así voy a parar al campo de Petit 1, para prepararme en todo tipo de armamentos.

El encuentro conTatu1
Nos despide el Comandante en Jefe, Fidel Castro, y viajamos hacia Praga (capital de la entonces Checoslovaquia)-El Cairo (Egipto)-Dar-es- Salaam (Tanzania). Éramos solo seis (este último número me correspondió como nombre en la misión: Sita).

El Comandante Víctor Dreke, segundo jefe de la misión en el Congo, nos recibió y se nos informó que debíamos esperar a otro grupo, así que debíamos hospedarnos en una casita, donde hicimos el primer contacto con el Che, quien no quería que ningún africano cocinara.

“Que cocinen los jimaguas”, decidió. Aunque le dije que no sabía, insistió: “Hoy te sale malo, mañana mejor y después verás que ya aprenderás”. Ahí se inició nuestra relación personal.

Che se convirtió en mi amigo, mi hermano, mi médico…incluso me permitía algunas jaranas, porque nos acercamos bastante.

Enfrentamientos
Partimos desde Tanzania hacia nuestro destino final. En Kigoma hicimos contacto con el Movimiento de Liberación Nacional. Cruzamos el lago Targanika con mil dificultades y, entonces, comenzamos las actividades en serio, pues aquella gente tenía armamento pero no sabía usarlo. Es más, lo empleaba para cazar monos.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.