Se encuentra usted aquí

Sexualidad y salud

Jugar a las casitas (Final)

Foto

Foto: 
16 Dic 2015

 

 

Acceso a los anticonceptivos
La mayoría de la población cubana tiene uno que otro anticonceptivo al alcance de la mano para evitar o  controlar el embarazo. El condón continúa siendo el preferido, pero existen muchos tabúes y falsas creencias acerca de su uso.

Las píldoras y dispositivos intrauterinos (DIU) también desempeñan un importante papel entre las féminas, aunque para algunas entrevistadas “las pastillas son un albur, no por su efectividad, sino porque se pierden de la farmacia y tienes que romper el ciclo. No hay constancia, cuando llegan hay que comprar para todo el año”.

Al aborto provocado se le considera por muchos (muy equivocadamente) un método anticonceptivo. Un estimado ubica que las interrupciones en adolescentes constituyen la cuarta parte del total que se practica.

A pesar del espectro para elegir y la divulgación acerca del uso de los métodos de anticoncepción, lo cierto es que existen prejuicios, tabúes y poca preparación a la hora de su uso: que son molestos, que restan placer, que son difíciles de poner, que rompen el ritmo y “matan” la pasión… son solo algunas de las “justificaciones” más extendidas.

Es resulta preocupante cuando se tiene en cuenta que cerca de la mitad de las iniciaciones sexuales en el país se realizan sin ningún tipo de protección.

Una educación necesaria
¿Ser una madre adolescente es un sueño o una elección? Generalmente no lo es. La mayoría de los casos ocurren de forma fortuita, “porque sucedió y ya”, y entonces hay que “cargar” con las consecuencias.

El inicio precoz de las relaciones sexuales, la promiscuidad, la falta de uso de anticonceptivos, la cercanía de familiares o amistades con embarazos adolescentes, son algunas de las causas que inciden en la presencia de estos “embarazos no planificados”.

Un numeroso grupo de jóvenes considera que la información sobre temas de sexualidad es recibida esencialmente a través de los medios de difusión masiva. Fomentar una educación sexual más amplia podría ser la clave para conseguir en la mayoría de los casos una paternidad responsable.

Es una necesidad valorar críticamente las acciones que se han tomado a lo largo de estos años, ya sea por instituciones, gobierno y familia en general, pues solo de forma conjunta podrá educarse a las nuevas generaciones para que asuman una sexualidad responsable.
 

Preguntas que te habrás hecho alguna vez

¨¨
 

Fuente:
 

Lecturas de: La realidad juvenil cubana a principios del siglo XXI. Ed. Abril 2011.

 

Artículos relacionados
Embarazo precoz: un riesgo perfectamente evitable
No es tiempo de cigüeñas
Los hijos del silencio
Asignatura pendiente
Tiempo de adolescente
¿La alegría de ser mamá?

 

Volver
 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.