Se encuentra usted aquí

Historia

Manifiesto de Montecristi
Cuando partía de Costa Rica la expedición de Flor Crombet y de los Maceo, en tierra dominicana el Delegado del Partido Revolucionario Cubano, José Martí y el General en Jefe del Ejército Libertador refrendaban, con sus firmas, el Manifiesto de Montecristi, el 25 de marzo de 1895
23 Jul 2014

Otros trabajos del autor

 

 

Cuando partía de Costa Rica la expedición de Flor Crombet y de los Maceo, en tierra dominicana el Delegado del Partido Revolucionario Cubano, José Martí y el General en Jefe del Ejército Libertador refrendaban, con sus firmas, el Manifiesto de Montecristi, el 25 de marzo de 1895.

En aquel programa de la revolución se presentaba la guerra de independencia de Cuba, "nudo del haz de islas donde se ha de cruzar, en plazo de pocos años, el comercio de los continentes, es suceso de gran alcance humano, y servicio oportuno que el heroísmo juicioso de las Antillas presta a la firmeza y trato justo de las naciones americanas, y al equilibrio aún vacilante del mundo."

Tales tesis, de trascendencia política y económica, reiteradas por Martí en diversas ocasiones durante la década de los 90, sustancia el contexto geopolítico e histórico en que Cuba volvía a levantarse en armas, no sólo para alcanzar su independencia de España sino, y sobre todo, para evitar el predominio en nuestra América, y particularmente en el concierto caribeño, de los Estados Unidos.

"Honra y conmueve pensar que cuando cae en tierra de Cuba un guerrero de la independencia, abandonado tal vez por los pueblos incautos o indiferentes a quienes se inmola, cae por el bien mayor del hombre, la confirmación de la república moral en América, y la creación de un archipiélago libre donde las naciones respetuosas derramen las riquezas que a su paso han de caer sobre el crucero del mundo."

Identificados en los principios, tras el intenso diálogo sostenido en los últimos tres años durante las visitas del Delegado al Generalísimo, ambos avalan la proclama que subraya el alcance que, para nuestra América, tiene todavía, la existencia de la república libre, soberana e independiente en la mayor de las Antillas.

Los dos hombres que habían asumido las máximas responsabilidades políticas y militares de la guerra se manifestaban, como voceros de su pueblo, con perspectiva de futuro.
"La revolución de independencia, iniciada en Yara después de preparación gloriosa y cruenta, ha entrado en Cuba en un nuevo período de guerra, en virtud del orden y acuerdos del Partido Revolucionario Cubano en el extranjero y en la Isla..."

Así se puntualizaba, también, la existencia de una sola revolución, la que comenzó en la Demajagua, bajo la conducción de Carlos Manuel de Céspedes y en Las Clavellinas con Ignacio Agramonte, la que protestó con Antonio Maceo en Baraguá e intentó la hombradía de la llamada Guerra Chiquita, con Calixto García y que entonces, bajo la dirección de Martí y Gómez se reiniciaba en 1895, la misma que encontraría su continuidad en la Generación del 30 y en la del Centenario, en el siglo XX.

 

(Tomado de http://www.ain.cubaweb.cu)

 

 

 

Artículo relacionado
Para fundar un nuevo pueblo capaz de vencer

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.