Se encuentra usted aquí

Arte

El más sabio de todos los libros
Los diccionarios no están concebidos para ser leídos de punta a cabo como la mayoría de los libros convencionales, pero resultan indispensables en los espacios académicos y profesionales
14 Nov 2015

 

 

Los historiadores de las letras aseguran que las primeras compilaciones de palabras reunidas a modo de diccionario fueron establecidas por un rey asirio que tenía el nombre parecido a un trabalenguas: Assurbanipal, quien aproximadamente en el siglo VII antes de nuestra era mandó a elaborar tablillas que contenían los vocablos sumerios utilizados en la antigua Mesopotamia.

Apolonio, un filósofo del siglo III antes de nuestra era, siguió los pasos de Assurbanipal y en Grecia reunió las voces empleadas por el poeta Homero en la Ilíada y la Odisea, en una obra bautizada como Lexicón.

A estos dos incipientes trabajos por agrupar los términos de los idiomas sobrevino otro, el primero en concebir la catalogación de las palabras árabes bajo criterios organizativos del sonido.

Ya en nuestra era, siguieron a esos documentos nuevos intentos, pero mucho mejor planificados. Así surgieron los primeros diccionarios de las lenguas francesa, italiana, rusa, alemana y la nuestra, la española.

Con el paso del tiempo y el desarrollo de la escritura, aparecieron otras necesidades y con ellas la elaboración de diccionarios bilingües y temáticos que, básicamente, trataban términos específicos de disciplinas como arquitectura, cocina, religión, mitología, cine, geografía, literatura, derecho, entre otras, y que se han convertido en una herramienta muy útil para desempeñarnos en la vida cotidiana; principalmente en los ámbitos académico y profesional.

Igualmente, por lo general esos compendios desde sus inicios fueron confeccionados en forma de libros impresos. Sin embargo, con el actual desarrollo de la informática hoy resultan frecuentes y prácticos los elaborados en soportes digitales, que pueden aparecer implícitos en programas o en CD y DVD destinados a ese fin, aunque también se pueden consultar en Internet.

En aras de permanecer vigentes, los diccionarios se complementan, enriquecen y transforman al ritmo de la lengua que, como sabes, es parecida a un organismo vivo, en el sentido de que cambia día a día.

Hablando en español
El primer diccionario específico de nuestra lengua materna fue creado a principios del siglo XVII, cuando Sebastián de Covarrubias publicó el Tesoro de la lengua castellana o española, un proyecto extremadamente abarcador, capaz de contener toda la información histórica sobre las palabras que entonces se utilizaban.

Un siglo más tarde, en el XVIII, se publicó el que pasaría a ser el rey de los diccionarios en español, el Diccionario de la Lengua Española, en su primera edición producida bajo los cánones de la Real Academia Española.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.