Se encuentra usted aquí

Cuba joven

Nadie es perfecto
Imita, persigue, copia, la imagen de la perfección es solo eso: imagen. Nadie es perfecto… Por más que carteles, revistas y otros medios propagandísticos enarbolen ese objetivo quimérico, la perfección sigue siendo un sueño

Por

Por: 

Foto

Foto: 
4 Sep 2016

Otros trabajos del autor

 

 

Imita, persigue, copia, la imagen de la perfección es solo eso: imagen. Nadie es perfecto… Por más que carteles, revistas y otros medios propagandísticos enarbolen ese objetivo quimérico, la perfección sigue siendo un sueño, en el cual más que la meta, lo que importa es el camino recorrido.

Enamorarse es sentirse encantado por algo que solo puede encantar si es o se acerca mucho a la perfección, decía Ortega y Gasset. Es solo cuestión de tiempo descubrir la falsedad. La ingenuidad sostenida a toda costa se convierte en estupidez. La belleza, si no es propia es dolorosa, y si no es verdadera perdura muy poco.

No hay maquillaje que resista amaneceres. El físico atrae, pero solo la personalidad enamora.

“Lo que amo de la perfección son sus imperfecciones”, afirmaba Oscar Wilde. La perfección es aburrida, demasiado precisa. El hombre, sin lugar a duda debe luchar por ella, pero asumir sus defectos le hace justamente humano.

Si no cometiésemos errores no tendríamos nada que contar, no habría riqueza en nuestra existencia, no cabría la experiencia. Se aprende más de las equivocaciones que de los aciertos.

Para Francis Bacon, “la perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad sin perjudicar la libertad ajena”. De nada sirve sacrificar a otros sus derechos, sus placeres, su personalidad para conseguir un ideal por el cual debemos luchar, pero solo como medida de ser mejores seres humanos.

Así que no te dejes arrastrar por el qué dirán. No imites, pues nadie es perfecto. Solo ves lo que quieren que veas, te imaginas aquello que pretenden que sueñes. Niégate a ser usado, a formar parte de aquellos que se buscan en otros.

“El arte es la perfección de la naturaleza. La naturaleza hizo un mundo y el arte otro”, escribió Thomas Browne1, y no andaba errado, porque ahí es donde desean arrastrarte los que pretenden ser y no son, al arte de la perfección y no ella en sí misma. Por eso, sé original y comienza a vivir la exquisitez de ser quien eres. Equivócate, aprende de tus errores, cáete, levántate, no temas ensuciarte persiguiendo tus sueños, los verdaderos; sé quien en verdad eres, sé tú, sé perfecto, porque tú, amigo, cuando solo eres verdadero, auténtico, eres perfecto.

La perfección se logra al fin, no cuando no hay nada que agregar, sino cuando ya no hay nada que obtener, y eso puede resultar bastante aburrido. Pensaba Hermann Hesse que “aquellos que se consideran perfectos, es solo porque exigen menos de sí mismos”.

No seas uno de esos, persigue la perfección, pero valora tus imperfecciones, tus equivocaciones en el camino, porque de esos tropiezos se compone, justamente, la perfección de la vida.

 

 

 

1 (Londres, 1605-Norwich, 1682) Escritor y médico inglés. Ejerció la medicina en Norwich. Escribió uno de los primeros ensayos en prosa, “Religio medici” (1642), en el que intentó resolver el conflicto entre ciencia y religión. También es autor de “Urnas funerarias o Hidriotafia” (1658), meditación sobre la vanidad del hombre.

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.