Se encuentra usted aquí

Arte

Ñico Saquito: de la pelota a la guaracha
Hacia la primera mitad de la pasada centuria un santiaguero ya era reconocido por su sello melódico y jaranero. Ñico Saquito comenzaba a ser parte de la historia cultural de la Isla

Por

Por: 
28 Jul 2016

 

 

La música es fiel exponente de las glorias y pesares de la sociedad. Así la conjunción de melodías y textos se puede convertir en detonante de la alerta o el deleite de un pueblo.

En Cuba este hecho ha estado matizado por el lazo indisoluble con el humor. Así, a lo largo de gran parte de su historia, la música satirizada o el humor cantado han llamado la atención sobre aquello  que incomoda, gusta o preocupa.

En este sentido, hacia la primera mitad de la pasada centuria un santiaguero ya era reconocido por su sello melódico y jaranero. Ñico Saquito comenzaba a ser parte de la historia cultural de la Isla.

La pelota sí, pero…
Corrían los años iniciales del siglo XX. Los vítores se enseñoreaban de algunos estadios en Santiago de Cuba. La destreza del joven Benito Antonio Fernández Ortiz le granjeaba la simpatía de un público conocedor del buen juego. Pronto, su entrega y talento en el terreno le valieron el sobrenombre de Saquito. Parecía como si las bolas encontraran como único destino su mascotín.  

Sin embargo, bien pronto esta afición por el deporte fue reemplazada por otra: la música. Así, bien cerca de la adolescencia, los acordes de las guitarras y el trino de las voces se convirtieron en la nueva y mayor pasión del santiaguero. Las primeras firmas musicales las realizó para las comparsas La Carabalí y Paso Franco.

Por aquellos años la Isla mayor de las Antillas rebosaba de cantautores. No obstante, hacia la década del 20 un nombre comenzaba a distinguirse dentro del gremio artístico: Ñico Saquito se abría paso entre la competencia musical de la Isla.

En los años 20 comenzó su carrera como trovador con el Cuarteto Castillo, del cual fue director y voz segunda; posteriormente formó parte del grupo Típico Oriental, dirigido por Guillermo Mozo, con el que hizo su primer viaje a la capital cubana.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.