Se encuentra usted aquí

Cuba joven

Un parque para aprender
En una zona de la capital de la provincia de Las Tunas, infectada de vegetación sin domesticar, florecen hoy el conocimiento y la distracción de la mano de un interesante proyecto social

Foto

1 Nov 2015

Otros trabajos del autor

  • >> Un día muy especial
    6 Feb 2016

  • >> Un día muy especial
    18 Jan 2016

  • >> Disfrute diverso
    7 Jul 2016

  •  

     

    Los parques temáticos se han puesto de moda en casi todo el planeta. Se trata de espacios de grandes dimensiones donde la recreación y el esparcimiento cohabitan con la sabiduría y el aprendizaje. Son como enciclopedias abiertas que dictan su ilustrada cátedra en una topografía singular. Por las opciones de su perfil, gozan del favor de niños y jóvenes.

    Según los estudiosos del tema, el primer parque temático de la historia se construyó en Viena, la apacible capital austriaca, en fecha tan lejana como 1766. Sus áreas fueron donadas por el emperador Josef II para el disfrute público. Disponía de restaurantes de lujo, plazas interiores, estuarios con nenúfares, lugares para citas y recintos para escuchar música.

    Pero fue en Estados Unidos donde estas instalaciones alcanzaron su pináculo. En 1884, correspondió al Coney Island, en Nueva York, protagonizar el debut. Amén de espacios polifuncionales, entre sus atracciones incluyó la primera montaña rusa conocida. Más tarde, en 1955, el famosísimo autor de animados Walt Disney construyó un parque temático célebre: Disneylandia.

    Aunque quizá no clasifique dentro de los estereotipos de los parques temáticos modernos, el Gran Parque Metropolitano de La Habana, de unas 700 hectáreas desplegadas a lo largo de los últimos 9,5 kilómetros del río Almendares, figura como el pionero de su tipo en Cuba. Este recodo verde fue inaugurado por Fidel el 29 de septiembre de 1989. Los visitantes pueden encontrar allí, entre otras atractivas ofertas, áreas para el senderismo y los deportes extremos, gastronomía diversa y peñas infantiles.

    Con su selva tropical de alto valor paisajístico —única área citadina con bosque urbano— se le considera el pulmón de la capital cubana. Cruza cuatro de sus municipios y lo integran el antiguo Jardín Botánico, el parque Almendares, el Bosque de La Habana, los jardines de La Tropical y de la Polar y la Loma del Husilllo. En su ámbito radican más de 230 centros diferentes, tales como industrias, hospitales, cafeterías y escuelas.

    Parque a la tunera
    Hace apenas una semana, las autoridades tuneras inauguraron la primera etapa del Parque Temático de la ciudad, insertado en el proyecto Identidad y Desarrollo. La incipiente obra de corte social se añade a otras similares de reciente factura —como la Casa Insólita—-, concebidas para el regocijo de su población.

    El parque, previsto para expandirse en un área de 42 hectáreas, está enclavado en una zona de reminiscencias históricas, entre la Plaza de la Revolución Mayor General Vicente García, el Hotel Las Tunas, la Escuela Vocacional de Arte, el complejo comercial La Serrana, el Hospital Pediátrico Provincial y el Instituto Preuniversitario Urbano Francisco Muñoz Ruvalcaba.

     

    Sigue...

     

    Escribe aquí tu comentario

    Filtered HTML

    • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
    • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
    • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

    Plain text

    • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
    • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
    Image CAPTCHA
    Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.