Se encuentra usted aquí

Historia

El Partido de Mella y Baliño, el de todos los cubanos
La fidelidad al ideario martiano y a las concepciones marxista-leninistas juntó a Carlos Baliño y Julio Antonio Mella en el empeño de fundar una organización política, cuyo programa enlazara indisolublemente la lucha por la independencia nacional y la revolución social

Por

Foto

Foto: 
20 Jun 2015

 

 

La fundación del primer partido marxista-leninista cubano el 16 de agosto de 1925 constituye uno de los acontecimientos más sobresalientes de la historia en la isla caribeña. La fidelidad al ideario martiano y a las concepciones marxista-leninistas juntó a Carlos Baliño y Julio Antonio Mella en el empeño de fundar una organización política, cuyo programa enlazara indisolublemente la lucha por la independencia nacional y la revolución social.

En julio de 1925 se convocó a la celebración de un Congreso Nacional de Agrupaciones Comunistas, para valorar la conveniencia de adherirse a la III Internacional creada por Vladimir Ilich Lenin. En esos momentos los comunistas en todo el país no superaban el centenar; se decidió entonces que cada organización enviara un delegado por cada diez militantes.

El encuentro, efectuado en La Habana los días 16 y 17 de agosto de ese año, acordó constituir el Partido Comunista de Cuba adscripto a la Internacional Comunista, aprobó sus estatutos y trazó un programa de lucha, además de elegir su Comité Central, integrado por nueve miembros, entre ellos, Baliño y Mella; allí se decidió laborar intensamente entre los obreros, campesinos, mujeres, jóvenes e intelectuales, para así asegurar la más estrecha vinculación del Partido con las masas.

En la histórica cita Mella y Baliño expresaron la importancia de actuar estrechamente unidos a los trabajadores y comunistas de otras naciones del mundo, y de crear y profundizar los sentimientos internacionalistas del pueblo cubano

Días después de concluido el Congreso, no se hizo esperar la represión contra los comunistas. Vale recordar que el prepotente y sanguinario Gerardo Machado había asumido la presidencia del país tres meses antes, con el compromiso que les hizo a sus amos de Washington de que ninguna huelga duraría más de 24 horas durante su mandato.

Vinieron entonces las detenciones y procesamientos judiciales de decenas de comunistas; en menos de un año un juez ordenó el encarcelamiento de Baliño, sin tener en cuenta que estaba muy enfermo, lo cual no pudo materializarse porque falleció al siguiente día. Y Mella, luego de su histórica huelga (diciembre de 1925) por haber sido acusado injustamente de terrorista, se ve impelido en 1926 a exiliarse en México, donde el 10 de enero de 1929 es asesinado por matones a sueldo de la dictadura de Gerardo Machado

Julio Antonio Mella y Carlos Baliño, junto a otros fundadores de esa organización, son ejemplo para los comunistas de todos los tiempos. Ellos inspiraron a quienes desde 1925 hasta el triunfo de la Revolución el 1ero de enero de 1959, pese a ser perseguidos como fieras, discriminados y encarcelados, mantuvieron en alto sus ideales y combatieron a las feroces dictaduras y a su principal sostén: el imperialismo norteamericano. Con extrema admiración hoy los recordamos y permanecen vivos en la obra que en diversos frentes edifican más de 11 millones de cubanos.
 

 

 

Articulo relacionado
El primer marxista cubano
Baliño nació para Cuba

 

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.