Se encuentra usted aquí

Vida estudiantil

Plantemos perales si queremos peras
Una duda me asalta cada vez que escucho ese “estudiar para aprender” que se exige del alumno, y es cómo hacer factible lo urgente y que tan válido reclamo no caiga en saco roto

Foto

Foto: 
4 Sep 2016

 

 

La escuela cubana y sus desafíos… En este tema siempre habrá tela que cortar, pero una duda me asalta cada vez que escucho ese “estudiar para aprender” que se exige del alumno, y es cómo hacer factible lo urgente y que tan válido reclamo no caiga en saco roto ni “suene a teque” o parezca utopía; algo así como plantar olmos y querer que nazcan peras.

Porque válido es, en cualquier época, y urgente en esta era del conocimiento, cuando estudiar deviene necesidad, incluso después del adiós a las aulas, para quien no se resigna a ser analfabeto funcional en un mundo donde los acontecimientos se suceden a tal velocidad, y la ciencia y la técnica avanzan tan de prisa que la vida no alcanza para almacenar tal avalancha de información en el “disco duro”.

Lo real, sin embargo, es que para aprender, lo que se dice aprender, solo una minoría estudia. Pocos alumnos van más allá de las notas en clases y muchos menos acuden a otro libro que no sea el texto escolar; el hábito de leer pasó de moda; los conocimientos parecen cosidos con alfileres; el facilismo, el finalismo y el fraude siguen haciendo de las suyas…

Ahora bien, ¿hasta qué punto es su culpa? Tal vez esta sea la pregunta de los 64 mil pesos. Por supuesto que responsabilidad tienen. Al fin y al cabo es en el libro de su vida que cada quien está escribiendo y debería esmerarse para hacerlo bien y a la primera, porque no se trata de un borrador o un simple boceto.

Aprender exige voluntad, disposición, disciplina, constancia, compromiso y esfuerzo. El alumno ha de querer y poner manos a la obra, como protagonista de su aprendizaje, porque eso es, ni más ni menos, ese proceso: algo “personal e intransferible”.

Nadie puede aprender por otro. He aquí una gran verdad que olvidan o ignoran quienes con amor y las mejores intenciones tratan de allanarles a sus hijos el camino, tanto, tanto, que no van con ellos —o por ellos— a clases porque no les está permitido, pero igual les hacen todo o casi todo el trabajo: ejercicios, tareas en casa, búsqueda bibliográfica y de cuanto piden en la escuela…

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.