Se encuentra usted aquí

Historia

La primera guerra imperialista
Desde que en 1868 Carlos Manuel de Céspedes liberó a sus esclavos y se fue a la manigua con otros patriotas, el afán de libertad de los cubanos se mantuvo firme. En ese tiempo Estados Unidos se oponía a ese anhelo, y tres años después el presidente del país norteño, Ulises Grant, calificaba como delincuentes a quienes luchaban por la independencia de la Isla.
11 Jul 2014

 

 

 

Desde que en 1868 Carlos Manuel de Céspedes liberó a sus esclavos y se fue a la manigua con otros patriotas, el afán de libertad de los cubanos se mantuvo firme. En ese tiempo Estados Unidos se oponía a ese anhelo, y tres años después el presidente del país norteño, Ulises Grant, calificaba como delincuentes a quienes luchaban por la independencia de la Isla.

El 24 de febrero de 1895 se inició en Cuba la Guerra Necesaria, organizada por José Martí; fue un movimiento revolucionario que dos años después se extendía victorioso a lo largo y ancho del territorio insular. Con la invasión de Oriente a Occidente, en la que se destacaron jefes mambises como Antonio Maceo y Máximo Gómez, cada día se hacía más evidente la victoria del pueblo cubano sobre el ejército español.

A esas alturas, los gobernantes de Estados Unidos consideraron que ya había llegado el momento de lograr el viejo anhelo de apoderarse de Cuba, y para eso crearon las condiciones que le permitirían intervenir directamente en el conflicto armado entre la metrópoli y su colonia en el Nuevo Mundo. Con el objetivo de lograr ese propósito, el 25 de enero de 1898, entró en el puerto habanero el acorazado Maine.

En la noche del 15 de febrero de ese año, tres semanas después de su llegada a Cuba, el acorazado estadounidense explotó misteriosamente y dejó como resultado la muerte de más de 260 marinos yanquis. Con ese pretexto, días después, el gobierno de Estados Unidos le declaró la guerra a España.

A principios del mes de julio del 98, las tropas norteamericanas desembarcaron en las cercanías de Santiago de Cuba y días después ocuparon la ciudad, para de ese modo ingresar en la guerra hispano-cubana, cuando ya los mambises habían conseguido la anhelada victoria, luego de treinta años de luchas.

Los yanquis ocuparon la ciudad de Santiago de Cuba y no dejaron entrar en la ciudad al General Calixto García y sus tropas, que tan heroicamente habían luchado para conseguir la ansiada libertad.

Ante ese acto irrespetuoso, el jefe mambí envió una carta de protesta al general William Shafter, del Ejército estadounidense, en la que se refería a la derrota de España cuando dijo: ”La noticia de tan importante victoria sólo llegó a mi conocimiento por personas completamente extrañas a su Estado Mayor, no habiendo sido honrado con una sola palabra por parte de usted, sobre las negociaciones de paz y los términos de la capitulación propuesta por los españoles”.

Días después, en agosto de ese año, España solicitó que se negociara la paz, que se hizo efectiva mediante el llamado Tratado de París, firmado el 10 de diciembre de 1898 en la Ciudad Luz sin la participación de los representantes de las fuerzas cubanas, que el gobierno de los Estados Unidos nunca quiso reconocer.

Transcurridos algunos decenios, los investigadores históricos pudieron comprobar que resultaba muy extraño el hecho de que todos los oficiales pertenecientes a la tripulación del Maine hubieran bajado a tierra para asistir a una fiesta, mientras se efectuaba el siniestro plan en la rada habanera.

De todo lo anterior se desprende que los marineros del acorazado fueron sacrificados sin miramientos por el gobierno de Estados Unidos, justamente cuando estaba a punto de iniciar su primera guerra imperialista. Esas muertes se utilizaron como pretexto para lograr el fin: intervenir en Cuba para luego apoderarse de ella.

 

 

 

Bibliografia
- Discursos de Fidel Castro. Recibimiento al mercante “Hermann”, efectuado ante el monumento al Maine, en El Vedado, La Habana, el 1ro de febrero de 1990.
- Pino-Santos, Oscar.” Historia de Cuba. Aspectos fundamentales”. Editora del Consejo Nacional de Universidades. 1964.

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.