Se encuentra usted aquí

Vida estudiantil

Por qué está mal quitar las pruebas de ingreso de Español
Imaginemos qué pasaría con los estudiantes si sus padres o sus profesores les dijeran que el buen manejo del idioma resulta secundario para un científico.
2 Jul 2018

 

Se ha escrito bastante sobre el tema de las escuelas vocacionales en Cuba, y sé que el título de este texto parece una obviedad, pero si se ha tomado la decisión, pues tan obvios no deben parecernos los argumentos. Quedarán unas cuantas personas convencidas de que eliminar las pruebas de ingreso de Español hará un bien al país.

Con tantas trabas burocráticas afectando nuestro desarrollo científico, trabas de las que deberíamos ocuparnos con mucha más urgencia, surge la iniciativa de eliminar ese muro terrible, obsoleto, que constituyen las pruebas de Español.

Como sabemos, al terminar la secundaria nuestros pequeños científicos están tan concentrados en sus investigaciones, tan sumergidos en esos océanos de conocimiento que les ofrecen asignaturas como Física, Química o Matemática, que parecería inhumano pedirles exquisiteces anticuadas tales como la ortografía, la redacción o la más mínima noción de literatura.

Y ya que no es justo que se les mida su capacidad en tales deportes, de naturaleza femenina y decorativa, ya que siempre han reclamado liberarse de esas ataduras supersticiosas, ya que hace falta encontrar formas de convencer a los jóvenes de que entren a un lugar como los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE), ahora empequeñecidos y poco interesantes, adquiere todo el sentido del mundo adecuarse a los tiempos y ceder un poco. A fin de cuentas, los estudiantes debieron aprobar las pruebas finales de Español, algo habrán aprendido entonces.

Intento reconstruir las razones por las que alguien pensaría que la iniciativa, por llamarla de alguna forma, es sensata. Quisiera recordar al lector que la calidad de la enseñanza en las secundarias del país ha decaído considerablemente, existen casos de corrupción, y los muchachos cada vez se muestran menos interesados en aprender algo por su propia iniciativa.

Como siempre recalco, yo he dado clases en la enseñanza secundaria, y muchas de mis amistades de la Facultad de Artes y Letras lo han hecho también. No estamos especulando una posibilidad, sino constatando un hecho.

La mayoría de los estudiantes que optan por la Vocacional suelen concentrarse en las asignaturas en las que serán examinados, y en los últimos meses, de hecho, se puede decir que no les importa en lo absoluto si la Tierra es plana o redonda, si el átomo está formado por quarks o por moléculas, ya que estas cosas no se evalúan en las pruebas de ingreso.

Los alumnos, muchísimos de los cuales prestan toda su atención a los repasadores privados y no a los profesores ordinarios, sin la presión de que un contenido pueda aparecer en las pruebas de ingreso lo menosprecian de manera casi mecánica.

 

 

 

                                                          Sigue...                                                                      

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.