Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

Radiofrecuencia, ventajosa para el cutis
Desde hace algún tiempo se aplica la radiofrecuencia médica, una técnica menos invasiva que posibilita rejuvenecer la piel sin dolor, operaciones ni cuidados especiales

Por

18 Mar 2016

 

 

¿Qué mujer no ha tratado de combatir las arruguitas de su cara mediante diversos tratamientos, algunos agresivos para la piel como la cirugía estética, el láser abrasivo, el peeling químico o la dermoabrasión?

Desde hace algún tiempo se aplica la radiofrecuencia médica, una técnica menos invasiva que posibilita rejuvenecer la piel sin dolor, operaciones ni cuidados especiales.

Aplicable también para tratar la flacidez y otros problemas cutáneos, el tratamiento de radiofrecuencia facial actúa sobre la dermis profunda, una de las tres capas que conforman nuestra piel (dermis, epidermis e hipodermis), y sobre el tejido graso en la hipodermis, sin tocar la epidermis.

Para lograr lo anterior, un dispositivo genera un campo eléctrico cuya polaridad incita el movimiento de las moléculas, que forman una zona específica en la que provocando calor. El procedimiento, altamente configurable (tipo de radiofrecuencia, niveles de energía, duración y profundidad), activa los llamados fibroblastos, lo que causa la retracción del colágeno, su reestructuración y la creación de nuevas fibras (colagenogénesis).

Dado que el colágeno es la sustancia proteica que proporciona firmeza a la piel, mediante la radiofrecuencia se logra la desaparición de las arrugas; además, se tratan otros problemas como la celulitis, la mencionada flacidez, la grasa e incluso el acné.

El tratamiento debe efectuarse tras un estudio que determine el procedimiento más indicado en cada caso, lo que demanda analizar el estado del colágeno y calcular los tiempos de aplicación, así como las características de la piel. Sesión tras sesión el colágeno irá alcanzando su estado más conveniente, y a partir de las seis semanas empezarán a notarse los cambios, visibles algunos desde la primera sesión, para una duración total entre dos a cuatro meses.

La radiofrecuencia facial mejora la circulación sanguínea, por lo que los nutrientes y el oxígeno llegan fácilmente a la zona tratada y nuestra piel adopta un aspecto más sano y joven.

Precede a la aplicación del tratamiento facial una limpieza total del cutis y una delimitación de las zonas a tratar, antes de que el generador de radiofrecuencia actúe después sobre la piel mediante un gel conductor, para ser movido poco a poco por el rostro sin que el paciente sienta ningún dolor. Perfectamente aplicable a múltiples zonas, las más habituales son el cuello, los pómulos, la frente, la piel alrededor de los ojos y la papada.

El resultado perdurará durante meses o años, en dependencia de la naturaleza cutánea del paciente, y bastará un seguimiento cada medio año. Como tratamiento estético irá acompañado de una dieta sana y una hidratación correcta.

La técnica no es aconsejable en personas con dispositivos eléctricos implantados, como marcapasos, o en embarazadas. (Fuente: NCYT)

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.