Se encuentra usted aquí

Cuba joven

Con receta y moneda propias
Graduado de Periodismo en 2007, Ángel Guillermo Aguilera Castillo en la actualidad preside el Consejo Popular Catedral, del municipio capitalino de La Habana Vieja. Es también el creador y coordinador del Programa de Entrenamiento para Jóvenes Emprendedores La moneda cubana.

Foto

Foto: 
3 Ene 2016

 

 

Cuando a fines del 2010 Angelito fue electo delegado del Poder Popular, se encontró en su circunscripción con veintiún jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo. Tenía treinta y un años y era casi contemporáneo con muchos de ellos, pero sentía vocación de servir y unas ganas enormes de echar pa´lante.

Graduado de Periodismo en 2007, Ángel Guillermo Aguilera Castillo en la actualidad preside el Consejo Popular Catedral, del municipio capitalino de La Habana Vieja. Es también el creador y coordinador del Programa de Entrenamiento para Jóvenes Emprendedores La moneda cubana.

“Yo no sabía qué hacer para resolver la situación de esos muchachos
—reconoce con sinceridad—. Afortunadamente, por esa misma fecha un vecino estaba abriendo el paladar La moneda cubana.

“Conversé con él y se ofreció a emplearlos. Como ellos no sabían nada del giro gastronómico, les organizamos un curso de cuatro meses. Aquello funcionó, de los veintiuno,  trece comenzaron a trabajar”.

Hoy, ochenta por ciento de la fuerza laboral de La moneda cubana es fruto del programa de Jóvenes Emprendedores, y su propietario, Miguel Ángel Morales Menéndez, solo contrata a graduados de este.

Es sabido que la solución de un problema suele generar otros nuevos. Angelito pronto se vio envuelto en esa espiral dialéctica: “El primer curso lo organizamos como algo puntual para solucionar una situación específica de mi circunscripción, pero la noticia se fue regando y comenzaron a venir personas de otras circunscripciones, incluso de municipios distantes.

“Eso nos llevó a montar el Programa de Entrenamiento para Jóvenes Emprendedores, con una duración de tres años y cuya única condición para entrar es estar desvinculado del estudio y el trabajo. Hoy contamos con casi cuatrocientos alumnos y hemos tenido que parar la matrícula por falta de locales para impartir las clases”.

Además de La moneda cubana, otros paladares se han sumado al programa, brindando sus salones como aulas en las mañanas y oportunidades para que los alumnos realicen sus prácticas, amén de los conocimientos que transmiten muchos de sus experimentados trabajadores.

Desafortunadamente, la respuesta de las entidades estatales ha sido más fría.

“No tenemos todo el apoyo necesario de las entidades; por ejemplo, ningún restaurante de Habaguanex, que son los más importantes del territorio, colabora con el programa. Por suerte, algunos pequeños restaurantes de la Gastronomía municipal sí nos apoyan, en particular El escabeche, de Obispo, y el Viñales, de O´Reilly. Otras instituciones nos ayudan con locales para impartir las clases teóricas”, dice Angelito, quien es un convencido de la necesidad del trabajo en equipo.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.