Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

Una residencia para las reinas aladas
En la capital cubana, justo en medio de tantos ruidos y dudosos aromas, se erige la Quinta de los Molinos del Rey, un sitio que invita al contacto con la flora y la fauna. Allí, entre árboles centenarios, emerge el primer mariposario de Cuba

Por

Por: 

Foto

Foto: 
25 Oct 2015

 

 

 

Solo unas pocas horas han pasado desde la salida del sol. Para  suerte nuestra, aún el calor no hace presa de nuestro entorno. Sin embargo, esta bendición provoca que perdamos uno de los espectáculos más hermosos que pueda otorgarnos la naturaleza: el revolotear de cientos de mariposas en un sitio diseñado para ellas, en el centro de la ciudad.

Entonces, mientras esperamos, las historias y explicaciones colman el ambiente.

El emplazamiento ideal
El municipio de Centro Habana se reconoce como uno de los sitios más deprimidos en cuanto a cobertura vegetal dentro de la capital cubana. Si lo recorres, notarás que hacia donde dirijas la vista, generalmente alguna edificación estará ocupando el espacio.

Quizá por ello sus habitantes o usuales transeúntes agradecen la presencia de cualquier pedacito de verde, aunque se localice en límites de su localidad. Así, en la convergencia entre la Avenida Salvador Allende, antiguo Paseo de Carlos III, y la Calzada de Infanta, emerge una explosión de verde, como queriendo ofrecer aliento al transeúnte.

Y ese cambio de escenario que les propone la emblemática Quinta de los Molinos, es asumido con total beneplácito. Apenas cinco hectáreas han sido suficientes para hacer realidad un viejo sueño: gestar en el mismísimo centro de la ciudad, un sitio donde historia y gestión medioambiental se combinen.

Sus orígenes datan de finales del siglo XVIII, cuando la finca edificada en estos terrenos fue vendida a la Real Compañía de Tabaco. El molino allí instalado producía rapé, polvo que causaba sensación en los salones europeos.

Durante la decimoctava centuria, fue convertida en casa de descanso de los Capitanes Generales y posteriormente se establecería allí el Jardín Botánico de La Habana, trasladado desde la zona que ocupa hoy el Capitolio Nacional.

La historia siguió haciendo blanco del hermoso lugar y durante las guerras anticolonialista alcanzó protagonismo. Así, en 1871, dio asiento a decenas de jóvenes estudiantes de Medicina apresados por el gobierno de la metrópoli, que finalmente fusiló a ocho de ellos.

 

 

 

Sigue...

 

 

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.