Se encuentra usted aquí

Arte

Rita Montaner, una mujer polifacética
Aquella niña estudiosa de piano que apareció en una crónica social (...) tomó el camino del teatro y llegó a ser una de nuestras grandes figuras en ese género por sus cualidades y estilo único”.
29 Nov 2014

 

 

La casa marcada con el número 18 en la calle Cruz Verde, entre Duarte y Amargura, municipio habanero de Guanabacoa, fue testigo el 20 de agosto de 1900 del nacimiento de una niña, que poco después fue reconocida en la pila bautismal de la iglesia parroquial de  la localidad con el nombre de Rita Aurelia Fulceda Montaner Facenda.
   
Al pasar el tiempo, la doctora María Teresa Linares, una de las más destacadas musicólogas cubanas, comentó sobre ella:
   
“Aquella niña estudiosa de piano que apareció en una crónica social (...) tomó el camino del teatro y llegó a ser una de nuestras grandes figuras en ese género por sus cualidades y estilo único”.
   
Poco después de cumplir 17 años, Rita se graduó con medalla de oro en el Conservatorio Peyrellade, considerado uno de los más importantes de La Habana, en los primeros años del siglo veinte. A partir de entonces inició su carrera artística con diversas presentaciones en importantes escenarios capitalinos, cuyas recaudaciones se destinaban inicialmente al beneficio de varias instituciones de caridad.    
   
Por su gran calidad interpretativa, se le reconoció en diferentes medios y eso influyó para que el maestro Luis Casas Romero la invitara a participar el 10 de octubre de 1922 en la inauguración de la planta radial PWX, perteneciente a la Cuban Telephone Company, subsidiaria de la International Telegraph and Telephone (ITT).
   
Con esa salida al aire, Rita Montaner se convirtió en la primera mujer cuya voz surcó el éter en un programa de variedades en español, transmitido desde América Latina. En el concierto efectuado esa noche interpretó las melodías tituladas Presentimiento, de Eduardo Sánchez de Fuentes, y Rosas y violetas, con música de José Mauri y texto del poeta alemán Heinrich Heine.       

Su amplia cadena de éxitos fue creciendo de día en día, y su fama en el exterior del territorio cubano comenzó con la gira que realizó por Estados Unidos en el año 1926. Después efectuó presentaciones en distintas ciudades de Europa, pero donde obtuvo un rotundo triunfo fue en París, la capital francesa.
   
En una amplia crónica para la revista semanal habanera  Carteles sobre el debut de la diva en el escenario del teatro Palace de la Ciudad Luz, el destacado intelectual cubano Alejo Carpentier expresó:

“Rita Montaner, en los dominios de lo afrocubano resulta insuperable... Su Mamá Inés estallaba cada noche...con una elocuencia que convencía a los más tibios...Esta canción llegaba por su carácter y su gracia. Olía a Trópico. Tenía fragancias de fruta al sol, y auténtica alegría arrabalera (...) se ha creado un estilo: nos grita, a voz abierta, con un formidable sentido del ritmo, canciones arrabaleras, escritas por un Simons o un Grenet, que saben, según los casos, a patio de solar, batey de ingenio, puesto de chino, fiesta ñáñiga y pirulí premiado”
     
Con el magnífico registro de su privilegiada voz, Rita interpretó diversos personajes en los escenarios, y lo mismo fue La Reglana que el calesero en Niña Rita, y también Mamá Inés, María la O, Rosa la China y La Médium, su última presentación, a los que prestó por igual su fuerza interpretativa como experimentada actriz y cantante.
    
El deceso de esta artista cubana, ocurrido en la ciudad de La Habana  el 17 de abril de 1958, constituyó una jornada de gran tristeza para su pueblo, por lo que el cortejo que acompañó a su cadáver hasta la capitalina Necrópolis de Colón se convirtió en una verdadera manifestación de duelo popular.
    
Tal como ella expresamente lo pidió, su cadáver entró al seno de la tierra cubana a las seis de la tarde, y fue acompañada por el telón de fondo de la música con la que cosechó tantos triunfos y glorias para su Isla.
    
En la despedida del duelo, el polifacético artista cubano Germán Pinelli dijo sobre la destacada cantante y actriz:
 
“Rita Montaner fue la verdadera creadora de un criollismo que nadie ha podido imitar (...) amó a Cuba sobre todas las cosas. Por eso no es de extrañar que aquí se reúna su gran pueblo para rendirle tributo postrero. Mujer maravillosa, de arte purísimo, tus restos no son despojos, sino un pedazo de luz celestial”.
 
 

 

Bibliografía
 
- Fajardo, Ramón. RITA MONTANER. Editorial Letras Cubanas. Instituto Cubano del Libro. La Habana. 1993.
 
- Mugercia, Alberto y Ezequiel Rodríguez. RITA MONTANER. Editorial Letras Cubanas. Instituto Cubano del Libro.La Habana.1984.
 
- Orovio, Helio. DICCIONARIO DE LA MÚSICA CUBANA. Editorial Letras Cubanas. Segunda edición, La Habana. 1992.
 
- Valdés Cantero, Alicia. DICCIONARIO DE MUJERES NOTABLES  EN LA MÙSICA CUBANA. Editorial Unión. 2005.

 
 

Artículo relacionado
El mito de "La Única" sigue vivo

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.