Se encuentra usted aquí

Arte

Rodrigo Sosa: Lo universal en lo latinoamericano
Décadas atrás, escuchar al joven argentino Rodrigo Sosa considerarse el quenista con mayor influencia de la música cubana hubiera resultado bastante incomprensible

Foto

20 Ago 2016

 

 

Décadas atrás, escuchar al joven argentino Rodrigo Sosa considerarse el quenista con mayor influencia de la música cubana hubiera resultado bastante incomprensible.

Sin embargo, tal y como ha venido ocurriendo con toda creación humana en estos tiempos de la globalización, la quena ha trascendido su original escenario del altiplano andino y su total identificación con el folclore de esa zona.

No sin cierto rechazo por parte de los “ortodoxos”, ella ha aportado su sonido grave y melancólico a la fusión de obras del repertorio tradicional latinoamericano con otros géneros que en apariencias le son extraños, como el jazz o el danzón.

Precisamente por ahí ha encaminado su trabajo el joven músico sudamericano tras concluir los estudios de flauta traversa en la cubana Escuela Nacional de Arte, a la que ya llegó enamorado del ancestral instrumento.

En ese centro, además de adquirir los conocimientos técnicos imprescindibles, entró en contacto con el rico acervo musical de la Isla y trabó amistad con contemporáneos suyos, también talentosos e inmersos en la experimentación.

Particular fue en ese contexto el afecto y la admiración surgidos entre él y el compositor y pianista Alejandro Falcón, figura descollante dentro de las nuevas generaciones de jazzistas de la Isla Mayor de las Antillas.

A Falcón corresponden los arreglos del primer disco del argentino: La Quenística, grabado en los Estudios Abdala en 2013 con la participación de relevantes instrumentistas cubanos como el tresero Pancho Amat.

Con este CD Sosa quiso llamar la atención sobre las posibilidades sonoras de un instrumento que ha sido relegado en los últimos tiempos, asumiendo una especie de rescate no exento de elementos de la contemporaneidad.

Piezas como Libertango, de Aztor Piazzola; Carnaval de Venecia, de Niccoló Paganini; el danzón Almendra, de Abelardo Valdés o Quena die se meta con Rodrigo, un latin jazz escrito por Falcón para su amigo argentino, son algunas de las incluidas en la placa.

La presentación del disco aconteció hace poco menos de tres años en el Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, donde recién ellos protagonizaron otro concierto junto a figuras como el laudista Barbarito Torres o Ruy López Nussa, en el drums.

En esta presentación, una de las mejores propuestas culturales del actual verano, se incorporaron otras composiciones con nuevas sonoridades, siempre encaminadas a defender las tradiciones musicales desde una óptica más actual.

El trabajo de Rodrigo Sosa y Alejandro Falcón es representativo del virtuosismo y la profesionalidad de los egresados en nuestras escuelas de Arte, naturales relevos de los músicos que tanto prestigio han dado a la América nuestra.

Es también ejemplo de la responsabilidad con que debe asumirse nuestra condición de latinoamericanos, de los frutos de la solidaridad entre los pueblos, de la amistad y del poder unificador de la cultura por encima de las fronteras.

Más que un quenista con influencia de los ritmos cubanos, el joven argentino es un artista con el corazón abierto a lo verdaderamente auténtico en la creación de los pueblos.

 

 

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.