Se encuentra usted aquí

Cuba joven

Juegos tradicionales
Segundas temporadas en la era tecnológica
La era tecnológica ha dejado su impronta en la forma de entretenimiento de los niños y jóvenes de hoy. A los ya no tan socorridos juegos tradicionales se les han sumado un sinnúmero de opciones informáticas

Por

Por: 
2 Oct 2016

 

 

 

La era tecnológica ha dejado su impronta en la forma de entretenimiento de los niños y jóvenes de hoy.  A los ya no tan socorridos juegos tradicionales se les han sumado un sinnúmero de opciones informáticas.

Si bien los pequeños aún hacen acto de presencia en parques, jardines y calles, estos escenarios van siendo sustituidos por las pantallas de ordenadores o televisores, en los cuales banalidad, creatividad y violencia conviven, no siempre de forma equilibrada.

Cada vez son más los que prefieren las sillas, cojines, pisos y la soledad de los juegos por computadora a la experiencia de correr hasta más no poder tras un escapa’o, o de gritar ante la pifia o acierto de algún compañero de equipo.

Así, aquellos vínculos nacidos del juego colectivo, las habilidades físicas y cognitivas que es necesario desarrollar, van diluyéndose ante el empuje de los Super Marios, los detectives, los Pokemons y las Torres de Babel, en el mejor de los casos1.

Juego culeco
Incontables 2 son, —y quiero referirme a ellos en presente— los juegos que matizan nuestra infancia; en ellos, desde el más sanguíneo hasta el más flemático e introvertido de los seres puede encontrar cabida.

Estos entretenimientos están diseñados para conocer y poner a prueba nuestras capacidades físicas, intelectuales y morales. Así, ponen a prueba nuestro sistema de valores.
 

 

1 Para nada soy detractora de las nuevas tecnologías, pero la forma acrítica con la cual algunos padres dejan a sus hijos hacer uso y abuso de ellas puede llevar al menosprecio de su valor real.

 

 

2 La gallinita ciega, el chucho escondido, el trompo, las bolas, los yaquis, las damas, el parchis, mando carta, el líder, burrito 21, préndelo, préndelo, la suiza, el quiquimbol, los pistoleros, las casitas, el médico y la enfermera, la escuelita, escudo o estrella, el pega’o, la sillita, la pañoleta, los palitos chinos, el ahorcado, los ceritos…. En fin, dije que eran incontables.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.