Se encuentra usted aquí

Arte

Siempre que el hombre sueñe, la ciencia ficción perdurará
Nació como género literario, pero el cine lo ha desarrollado en una forma muy peculiar. Parte de las ideas científicas para explicar hechos que aún no han tenido lugar, y de los que trata de dar una explicación racional. De ahí su nombre

Por

20 Ago 2016

 

 

Nació como género literario, pero el cine lo ha desarrollado en una forma muy peculiar. Parte de las ideas científicas para explicar hechos que aún no han tenido lugar, y de los que trata de dar una explicación racional. De ahí su nombre de ciencia-ficción.

Su tema, en un sentido amplio, ha sido abordado por la literatura fantástica desde tiempos remotos. Un ejemplo de ello es la epopeya babilónica de Gilgamesh, que habla de la búsqueda del conocimiento verdadero y la inmortalidad.

El mito griego de Dédalo, el primer hombre que se fabricó unas alas, abre las puertas a la posibilidad de volar, y la “Verdadera historia” de Luciano de Samosata narra un viaje a la Luna.

Viajes imaginarios y mundos mejores
Los cuentos sobre seres extraños que habitan en tierras lejanas y los viajes imaginarios, fueron comunes en las literaturas griega y romana, y encontraron una nueva forma expresiva en los libros de viajes del siglo XIV, escritos en francés bajo el seudónimo de John Mandevílle.

El tema del viaje a la Luna fue tratado por autores tan disímiles como el francés Cyrano de Bergerac y el astrónomo alemán Johannes Kepler en el siglo XVII. Otro tema generalmente abordado por la literatura de ciencia-ficción es la estructura de sociedades o mundos mejores.  Por ello pueden considerarse como antecedentes del género de ciencia ficción, la “República” de Platón, en el siglo IV antes de nuestra era, y la “Utopía” de Tomás Moro, publicada en 1516.

Como Julio Verne, ninguno
Curiosamente, las historias basadas en viajes imaginarios tenían una nota satírica, como es el caso de los “Viajes de Gulliver”, del genial escritor inglés Jonathan Swift.

La novela gótica del siglo XVIII también hizo un importante aporte a la ciencia-ficción, y muestra de ello es la novela “Frankestein”, de la británica Mary Shelley, una obra impregnada en la creencia en las infinitas posibilidades de la ciencia.

Aunque es cierto que numerosos autores del siglo XIX escribieron relatos de ciencia ficción, el gran maestro del género fue, sin lugar a dudas, el francés Julio Verne, a cuyo genio se deben títulos inolvidables como “Viaje al centro de la Tierra”, “De la Tierra a la Luna” y “Veinte mil leguas de viaje submarino”.

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.