Se encuentra usted aquí

Disección del “macho tropical”
Tan violento…como la gente (I)
Los estudios de masculinidades que afloran en el presente reconocen los estragos (para el propio hombre) de dicha jerarquía social, pese a quedar, de cualquier forma, otras interrogantes colgando del dilema: ¿Es que acaso representa la violencia una fuente de dicha para quien la ejerce?¿No aparecen expuestos al daño tanto la víctima como el victimario en el terreno físico y emocional?
10 Sep 2014

 

 

Plantar pies en los debates de género que agitan ahora mismo a Cuba, implica lanzarse de lleno en un cuadrante de arenas movedizas. El cúmulo de producción teórica referida al asunto que ha dispensado el mundo en los últimos años invita al tránsito por caminos divergentes; en no pocos casos, encontrados.

Sopesar las ventajas y desventajas que en este siglo XXI acarrea ser “hombre” o “mujer” trae, según la persona y contexto donde se realice el cálculo, más de un resultado. Para nadie es secreto que acerca de los modelos “genéricos” no pueden existir percepciones semejantes lo mismo en la corte de Luis XVI, en medio de una tribu massai africana, que en una urbe del Tokio contemporáneo.

No obstante, la búsqueda del tronco común en nuestra universal comprensión de lo masculino y lo femenino, se resuelve casi siempre con el otorgamiento de aptitudes y responsabilidades, altamente polarizadas, para cada sexo, más que todo, a partir de la consolidación de las sociedades patriarcales.

Siguiendo el enfoque de marras, la historia de los géneros no es otra cosa que la crónica de sus “cabezazos” sistemáticos en pos de la hegemonía o la igualdad, en dependencia del caso.

La violencia ha devenido mediadora eventual en la lucha por el protagonismo público o privado, dinámica en la cual se dibuja muchas veces al varón en la posición de victimario absoluto, respaldado por leyes, natura o tradición para lograr el triunfo sobre la mujer, por obra y gracia de la fuerza bruta.

Los estudios de masculinidades que afloran en el presente reconocen los estragos (para el propio hombre) de dicha jerarquía social, pese a quedar, de cualquier forma, otras interrogantes colgando del dilema: ¿Es que acaso representa la violencia una fuente de dicha para quien la ejerce?¿No aparecen expuestos al daño tanto la víctima como el victimario en el terreno físico y emocional?

En otras palabras, ¿no es la violencia, a fin de cuentas, una expresión de la alienación humana con consecuencias nefastas para la sociedad en toda su extensión?

La contemporaneidad ha dejado huellas en las dinámicas de interacción entre los sexos que complejizan, sobremanera, el asunto. Los actuales cruces e intercambios de atributos y funciones, herederos de las aperturas que se suscitan a partir de la segunda mitad del siglo XX con el desarrollo de los movimientos por los derechos de las “minorías” (negro, mujer, homosexual), despiertan muchas otras inquietudes:

¿Cuánto de los roles que hombres y mujeres asumen a diario resulta impuesto o negociado entre las partes?¿Atender las demandas de ese “teatro social” no generará, asimismo, algunas satisfacciones personales y profesionales?

El colmo de las incongruencias cristaliza en el momento en que la violencia masculina se percibe (desde diferentes estudios) como resultado, lo mismo de la prevalencia del llamado sexo “fuerte” sobre el “débil”, que de la frustración del hombre ante la imposibilidad de hacer valer esa “superioridad” dadas las transformaciones sociales recientes que lo ponen en desventaja frente a  la mujer.
 

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.