Se encuentra usted aquí

Moda

Con el tiempo cambiaron las prendas íntimas
Últimamente se ve por las calles a numerosos jóvenes con los calzoncillos exhibiendo la marca a poco más de 15 centímetros de la faja del pitusa; algunos, con la posibilidad de que les ruede hasta la rodilla

Foto

Foto: 
18 Feb 2016

 

 

Lo que fue en otra época una prenda íntima, se convirtió con el paso del tiempo en parte del vestuario exterior. Fue así que los calzones perdieron vuelos y encajes y evolucionaron como cómodos bermudas o shorts, usados para practicar deportes o contra el sofocante calor.

Pero últimamente se ve por las calles a numerosos jóvenes con los calzoncillos exhibiendo la marca a poco más de 15 centímetros de la faja del pitusa; algunos, con la posibilidad de que les ruede hasta la rodilla y otros, más precavidos, buscan confecciones que los traen integrados al pantalón.

Los fabricantes de los llamados jeans, en su afán de comercializar este artículo —que tiene ya más de 100 años de creado— a partir de la loneta de los carromatos de buscadores de oro en los Estados Unidos, inventan nuevos diseños como este que ahora es el “último grito” de la moda juvenil.

Muchos desconocen que tal particularidad surgió en presidios norteamericanos, cuando los reos, para burlar la vigilancia de los carceleros, se bajaban el pantalón hasta la cadera y dejaban ver buena parte del calzoncillo, en franca invitación a otros prisioneros  a tener relaciones íntimas.

Toda moda tiene su momento para exhibirla, pero no es de buen gusto asistir con ese tipo de atuendo a una actividad donde se requiere más formalidad en el vestir.

Como parte de la evolución, las costumbres cambian, es cierto. De ahí que también la camiseta, otrora pieza interior masculina, sea usada por jóvenes y adultos como una ropa sport y cómoda, mucho más con el clima cubano.

Y en toda esta revolución de la moda, las mujeres lograron desde hace años mayor libertad física, al prescindir de los corsés y los talles de cintura de avispa.

En fin, que ha ocurrido una evolución en el ropero interior, llegando a las atrevidas “tangas” y a los ajustadores de balcón (por su media copa) o al brassier que antes sostenía la firmeza del busto bajo la ropa y que ahora llevan las más jóvenes como si fuera una blusa veraniega.

 

 

Artículo relacionado
¿Pantalones  o gustos caídos?

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.