Se encuentra usted aquí

Cuba joven

Una para todas
La Dayana pensadora sabe que junto a ella viven otras Dayanas: la Dayana risueña, la Dayana molesta, la Dayana cobarde y la Dayana que se toma las pastillas azules

Por

24 Jul 2018

 

La Dayana pensadora sabe que junto a ella viven otras Dayanas: la Dayana risueña, la Dayana molesta, la Dayana cobarde y la Dayana que se toma las pastillas azules. Aunque viven juntas, cada una es bien distinta a la otra.

La Dayana pensadora se encarga de analizar y criticar todo lo que han hecho las otras. La Dayana risueña pasa el día alegre, como si alguien le estuviese haciendo cosquillas. La Dayana molesta rompe los platos en el suelo, grita, golpea y maldice. La Dayana cobarde tiene miedo de todo y prefiere pasar el tiempo acurrucada en una esquina, temerosa de que le hagan daño. Y la Dayana que se toma las pastillas azules está lela todo el tiempo, mirando hacia un punto perdido en el horizonte, como si buscara algo que todavía no sabe qué es.

Todas las Dayanas son felices, a su manera, todas menos la Dayana que se toma las pastillas azules. La Dayana pensadora disfruta mientras critica lo que hacen las otras. A la risueña no le hace falta ningún motivo para reírse, sabe que es feliz, aunque no sepa por qué.

La Dayana molesta encuentra la felicidad al escuchar los platos romperse contra el piso, al sentir el choque de sus palabrotas contra la pared o de sus puños contra la puerta. La Dayana cobarde es feliz porque tiene un espacio en donde acurrucarse, aunque sea pequeño, oscuro, incómodo, pero propio. Pero la que toma pastillas azules no encuentra la felicidad por ningún lado, ni siquiera se molesta en buscarla.

Todas las Dayana sueñan, excepto la Dayana que se toma las pastillas azules. La pensadora sueña que será una filósofa importante, que irá por el mundo impartiendo conferencias, igual de importantes y que muchos pensadores la siguen y le piden autógrafos. La Dayana risueña sueña que al fin descubre un día el motivo de su risa, y eso le da más risa aún. A veces, mientras duerme, las otras escuchan una carcajada estridente, que remueve la casa.

La Dayana molesta sueña que alguna vez, cuando logre estar 7 días con 645 horas, 43 minutos y 6 segundos gritando frente al mar, toda su molestia desaparecerá y ella sería una Dayana normal, sin romper los platos, gritar, golpear o maldecir. La cobarde sueña que es una amazona, o un caballero con armadura, o una vaquera, o una policía armada, que sale a defender a los demás.  

 

 

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.