Se encuentra usted aquí

Vida estudiantil

El uniforme escolar, la pubertad y la balanza
Una vez más se abre a la palestra pública el debate sobre el uniforme escolar. La pregunta ¿Cómo llevarlo en los tiempos actuales? recibe disímiles respuestas, que demuestran el interés hacia el asunto por parte de profesores, estudiantes, padres y la familia en general

Foto

Foto: 
15 Sep 2014

(Publicado en 2011)

 

Una vez más se abre a la palestra pública el debate sobre el uniforme escolar. La pregunta ¿Cómo llevarlo en los tiempos actuales? recibe disímiles respuestas, que demuestran el interés hacia el asunto por parte de profesores, estudiantes, padres y la familia en general.

Antes de tomar la punta del enrevesado ovillo, no debe olvidarse que el reglamento escolar vigente hay que cumplirlo. No existe sociedad que funcione sin orden y disciplina, por lo que desde edades tempranas deberá inculcarse el respeto a la norma.

Al igual que los del resto del planeta, los niños y adolescentes cubanos tienen inquietudes, sueños y gustos propios de su generación, que hoy se desenvuelve en un mundo diferente al que vivieron las personas mayores en similar etapa de la vida.

Hacerles entender a los pioneros y bachilleres la importancia de usar correctamente la vestimenta escolar, constituye una responsabilidad que atañe tanto a la escuela como a los padres y familiares de los educandos. Se trata de persuadir, haciendo gala de paciencia y comprensión; de permanecer en constante comunicación con ellos.

Sabemos que los adolescentes tienden a seguir la moda, más aún en estos tiempos, en que el desarrollo de las comunicaciones permite una estrecha interrelación de las culturas de todos los continentes.

Vale decir que las mentes juveniles se impregnan no solo de íconos que llegan a través de series y clips musicales foráneos reproducidos en sus video¬caseteras, sino también de otros del patio, en este caso promovidos por los medios de comunicación nacio¬nales, y no siempre de manera inteli¬gente y sensata.

¿Se acabaría el mundo si algún adolescente acudiera a la escuela con un bolsito a lo Chocolate, como este popular reguetonero cubano?, ¿Se abriría la tierra bajo nuestros pies si una muchachita quisiera asistir a clases con el cabello a lo Shakira?

Estos son solo dos ejemplos ilustrativos —sin ánimo de caer en polémicas— sobre gustos musicales. Si la bolsa a lo Chocolate no es extravagante ni el peinado de Shakira, escandaloso, ¿por qué prohibirlos en el colegio?

Pienso que con el peinado y las prendas debiera existir cierta flexibilidad, ya que no constituyen parte del uniforme, aunque sí atributos que le otorgan dignidad y elegancia a quien los porta.

A los jóvenes hay que explicarles para persuadirlos, para que sepan colocar en la balanza cuál corte de pelo, adorno o calzado resulta el más adecuado durante los 10 meses del curso escolar, sin transgredir el reglamento. Es ahí donde debe estar la acción mancomunada de padres, madres, familiares, maestros, directores y la comunidad en general.

No me parece tan difícil explicarles: “Sí, mi hijo, un peinado bajito con pinchitos no está mal, pero no es correcto que vayas con un mawa a la escuela”. “Sí, mi sobrina, ponte esos aretes pequeños, pero nada de argollas ni piercings, pues no está permitido, ¿comprendes?”. “Alumno, por favor, trate de no venir a la escuela en sandalias, mañana venga con zapatos cerrados”.

Los adolescentes y jóvenes constituyen el futuro de nuestra sociedad. Que sean ciudadanos de bien dependerá más del amor y la comprensión que les brindemos, que de posiciones extre¬mistas que los lleven a permanecer a la defensiva por aquello del rebelde sin causa que les habita.

Usted podrá gritarle, imponerle y obligar a ese muchacho a que se ponga el pantalón a la cintura. Pero no se extrañe si dentro de varios años ese “chiquillo”, vestido con bata blanca, le salva la vida.

 

(Tomado de www.vanguardia.co.cu)

 

Artículos relacionados
Uni... ¿quéeeeeee?, ¿uniforme?
Uniformados y... ¿a la moda?

 

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.