Se encuentra usted aquí

Historia

Una universidad para la clase obrera
El sábado 3 de noviembre de 1923 se creó en la capital cubana la Universidad Popular José Martí, fundada por el líder estudiantil Julio Antonio Mella, quien días antes había sido electo presidente de la Federación Estudiantil Universitaria en el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, celebrado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana
31 Oct 2015

 

 

El sábado 3 de noviembre de 1923 se creó en la capital cubana la Universidad Popular José Martí, fundada por el líder estudiantil Julio Antonio Mella, quien días antes había sido electo presidente de la Federación Estudiantil Universitaria en el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, celebrado en el Aula Magna de  la Universidad de La Habana.

En la sesión final del evento Mella se refirió a la creación del nuevo centro, y dijo que “al proponer su fundación (el Congreso) se había inspirado en el propósito de abrir una senda de luz para la generación de nuestros obreros (…) La Universidad Popular es una institución para todos y un camino abierto para tener un futuro mejor”.

La Universidad Popular surgió como uno de los acuerdos de la reunión estudiantil recién celebrada, con el objetivo principal de facilitar la formación de obreros mucho más cultos, basados en el principio de la unidad. Además, se asentaba en la lucha por transformar el sistema económico, político y social de Cuba en aquel momento, a partir del florecimiento de una mentalidad nueva y revolucionaria.

En sus inicios las clases se impartían en la sede del Alma Máter, a la que tuvieron que instalarle el servicio de electricidad del que carecía porque allí no se trabajaba en el horario nocturno. Luego sesionó en la calle Zulueta número 37 y también en un local donde radicaba el Centro de Dependientes de Café, en la esquina de las calles Industria y San José; todas estas locaciones de la capital cubana.

Entre sus variadas secciones estaban las de analfabetos y escuelas nacionales, segunda enseñanza, estudios generales y conferencias. Un mes después ya había una matrícula de 500 alumnos, quienes recibían clases  de reconocidos intelectuales de izquierda y estudiantes como Gustavo Aldereguía Lima, Alfonso Bernal del Riesgo, Jorge Vivó, Leonardo Fernández Sánchez, Sarah Pascual, Ángel Ramón Ruiz, Rúal Roa y tiempo después se incorporó como directora Vicentina Antuña, en un gesto que constituyó un momento muy importante de su amplia trayectoria docente.
   
Los miembros de ese colectivo impartían clases de idioma Inglés, Electricidad, con nociones de Geometría y Dibujo Lineal, Fisiología e Higiene, Geografía, Literatura, Biología e Historia Política, esta última a cargo del estudiante de la Facultad de Derecho Julio Antonio Mella, quien se mantuvo como uno de sus organizadores, hasta el mes de noviembre de 1925.

 

Sigue...

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.