Se encuentra usted aquí

Del mundo

La vocación americanista de Eugenio María de Hostos
Cuando se habla de libertad en nuestras tierras de Latinoamérica y las Antillas, hay que buscar las raíces del pensamiento independentista a partir de importantes figuras como la del puertorriqueño Eugenio María de Hostos

Por

16 Ene 2017

 

 

Cuando se habla de libertad en nuestras tierras de Latinoamérica y las Antillas, hay que buscar las raíces del pensamiento independentista, a partir de importantes figuras como la del cubano José Martí y el puertorriqueño Eugenio María de Hostos, nacido en Mayagüez, al oeste de la isla de Borinquen, el 11 de enero de 1839.

Muy joven se fue a España para estudiar y durante su estancia en la península ibérica se incorporó a diversas acciones para lograr la emancipación de Cuba, Puerto Rico y Dominicana del dominio hispano, por lo que sufrió persecuciones y destierros.

El intelectual cubano Medardo Vitier lo calificó como “uno de los hombres más significativos de América” y añadió que “la cultura de Hostos, pues, tuvo caracteres enciclopédicos, sin que ello le impidiera profundizar en algunas ramas del conocimiento. Todo lo estudió con finalidad de servicio. Pocos títulos le convienen con tanta justicia, como el de ciudadano de América”.

Los dominicanos le reconocen como uno de los fundadores de su cultura, pues en Santo Domingo creó la primera Escuela Normal, además de impartir clases en las cátedras de Economía Política y la correspondiente a Derecho Constitucional, Internacional y Penal, mientras que en Chile fue profesor de Derecho Constitucional.

En Buenos Aires, Hostos propuso y defendió la idea de instaurar el ferrocarril trans-andino, y en prueba de gratitud los argentinos le pusieron su nombre a la primera locomotora que corrió en el lugar. Fundó en la capital peruana la Sociedad Amantes del Saber, y durante su estancia en Venezuela dirigió el Colegio Nacional de Puerto Cabello y el Instituto Comercial de Nueva Esparta.

A nuestros días ha llegado el testimonio de que Eugenio María de Hostos apoyó con fuerza la llamada Guerra de los Diez Años, y aunque zozobró la expedición en que salió hacia Cuba, junto al patriota Francisco Vicente Aguilera, fue el mejor propagandista y defensor de la libertad de la Isla a lo largo de su vida.

El 11 de agosto de 1903, cuando ocurrió el deceso de Hostos en República Dominicana, el patriota quisqueyano Máximo Gómez expresó: “Hostos ha muerto llevando en su corazón la pena profunda por la suerte que le cupo a su Puerto Rico en la última batalla librada en América por la libertad e independencia de dos pueblos. No olvidemos nunca los dominicanos la memoria de nuestro mejor amigo, Eugenio María de Hostos”.

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.