Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

Y no solo se lava la cara
Hoy, gracias al Grupo de Trabajo Estatal para el Saneamiento, Conservación y Desarrollo de la Bahía de la Habana (GTE-BH) y su fabuloso plan de saneamiento, las gaviotas y los pelícanos irrumpen en sus aguas y nos hacen la visita

Por

Foto

28 Jun 2016

 

(Publicado en 2008)

 

 

Aquel hermoso mar y la deslumbrante bahía que nos presenta Walt Disney en animados como “La sirenita” y “Buscando a Nemo”, se quedan pequeños ante la Bahía de La Habana, que está dejando de ser el ecosistema costero más contaminado de Cuba.

Cualquiera que la haya visitado en épocas anteriores estará de acuerdo en que antes era bochornoso mirar sus aguas oscuras, que no dejaban reflejar la más insignificante forma de vida.

Hoy, gracias al Grupo de Trabajo Estatal para el Saneamiento, Conservación y Desarrollo de la Bahía de la Habana (GTE-BH) y su fabuloso plan de saneamiento, las gaviotas y los pelícanos irrumpen en sus aguas y nos hacen la visita.

El Grupo, presidido por el ingeniero Armando Choy, se creó el 15 de junio de 1998 y está facultado para aprobar las inversiones, construcciones y servicios que se realicen en la zona portuaria, velando así de que no dañen el ambiente. También es el que propone formas de incentivar económicamente a empresas comprometidas con el saneamiento y cuidado de la rada.

El plan elaborado por el equipo comprende dos etapas. En la inicial, de cinco años, se eliminaron desechos sólidos e hidrocarburos; también se redujo la materia orgánica proveniente de la ciudad y las industrias. Con esta primera acción se logró disminuir los malos olores y mejoró considerablemente el paisaje costero.

En la segunda etapa, que abarca el período 2005-2009, se continúa insistiendo en la supresión de los desperdicios urbanos e industriales, en el mantenimiento ambiental de la zona costera y la rehabilitación del fondo marino.

Actualmente funciona una empresa encargada de acopiar los desechos de los buques, con el fin de evitar vertimientos a la bahía. Otro equipo especializado recoge los sólidos que flotan, mientras un contenedor-separador procesa aquellas manchas de aceite o petróleo que tan mal aspecto daban a la enorme bolsa portuaria.

Cuba también tiene previsto rubricar acuerdos internacionales enfocados a prevenir la contaminación por basuras generadas de los buques, debido al incremento de los viajes marítimos de placer en las aguas de la Isla.

Países como Italia, Alemania, Bélgica y Japón, así como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), contribuyen también con el programa de saneamiento ambiental puesto en marcha para la Bahía de La Habana.

Dicho proyecto ya deja ver sus frutos, ya que es evidente una recuperación sanitaria. Se le ha devuelto cierta cantidad de oxígeno a las aguas de la Bahía, lo que posibilita, de forma paulatina, la reanimación de la flora y la fauna marinas.

Un viejo vecino de la zona afirma que antes era asiduo pescador, a pesar del deterioro ambiental de la rada y lo sucio de sus aguas. Pero ahora su hijo, heredero de esa tradición familiar, le dice que los cambios son notables, por lo que muy efusivamente comenta: “Es bueno que a la Bahía le estén lavando la cara”.

Y yo me atrevo a agregar que no es solo la cara, sino hasta el cuerpo y el alma.

 

Artículo relacionado
Para ayudar al planeta
 

 

 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.