Se encuentra usted aquí

Ciencia y tecnología

¡Y se hizo la luz!
Sin lugar a duda, Thomas Alva Edison era la imagen pura del inventor solitario, una profesión que encontró en los principios del siglo XX un terreno fértil donde plantar sus ideas

Por

Por: 
7 Feb 2016

Otros trabajos del autor

 

 

Imagina cómo era el mundo antes de la invención del bombillo. Velas, candiles, lámparas a gas y oscuridad predominaban. Muchos inventores se adentraron en la búsqueda de un mundo más iluminado, y  aunque el hallazgo se le atribuye a Edison, no fue él quien primero lo hizo posible, aunque sí  lo perfeccionó.

Thomas  Alva Edison
Sin lugar a duda, este hombre era la imagen pura del inventor solitario, una profesión que encontró en los principios del siglo XX y los crecientes descubrimientos de esa época, un terreno fértil donde plantar sus ideas.

Edison solo fue a la escuela tres meses durante toda su vida; sin embargo, esto no le impidió convertirse en uno de los innovadores más reconocidos de todos los tiempos y, además, de una viveza fecunda, pues patentó más de ¡mil! novedades y muchas ni siquiera eran propias.

Su taller, en el estado de New Jersey, en los Estados Unidos, es considerado el primer laboratorio de investigación organizado del planeta. Lo creó gracias al dinero ganado con su sistema telefónico de centralitas, que prendió rápidamente en las grandes ciudades norteamericanas, desplazando el telégrafo.

En esas mismas instalaciones creó el primer fonógrafo, así que Menlo Park (nombre de la localidad donde estaba situado) es la cuna oficial de la grabación de sonido. Entre otras creaciones se destacó también el origen del ferrocarril eléctrico, toda una novedad que generó décadas de transportación en las ciudades más importantes del mundo.

Edison no fue un genio temprano. Sus invenciones comenzaron cuando tenía alrededor de cuarenta años de edad. Después de sufrir la muerte de su esposa dedicó su tiempo completo a las investigaciones, que en casi medio siglo derivaron en más de 400 inventos y  mil 93 patentes.

Muchos jóvenes innovadores pasaron por su laboratorio, y aprendieron del arte de pensar más allá de lo establecido y transgredir los términos. Eran los albores de la contemporaneidad y los antiguos límites estaban ahí, solo para romperlos con creatividad.

El  bombillo
Está claro que Thomas Edison no inventó la lámpara incandescente, idea que ya había surgido años atrás, pero los primeros bombillos apenas duraban minutos. Fue él quien consiguió alargar la vida útil del implemento y hacerlo práctico.

Corría el año 1879, cuando mantuvo encendida una bombilla por 48 horas seguidas, todo un récord para aquella época, y atrajo la atención general sobre esta forma de iluminación.

Tres años después, inauguró en Nueva York la primera central eléctrica del mundo para generar alumbrado público. Mucho había mejorado la durabilidad de estos elementos. Edison sustituyó el filamento de platino por uno de celulosa y consiguió mantenerlo al vacío, haciendo que la vida útil se prolongara.

Aunque ya las bombillas tal y como las concibió  han variado radicalmente, pues aquellas eran poco eficientes al desprender gran cantidad de calor y consumir demasiada energía, aún vale brindar por ese hombre curioso, tenaz y visionario que trajo la luz hasta nuestras casas.

 

 

Artículo relacionado
Con sus inventos ayudó a configurar la sociedad moderna
 

Escribe aquí tu comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.