Se encuentra usted aquí

Farándula

Aplausos para Rompiendo el silencio, pero queremos más
He visto, como el resto de los televidentes sólo los tres primeros capítulos de la serie Rompiendo el silencio. Creo que el tema de esta propuesta merece la aprobación de todos los que estamos contra la violencia.
16 Ene 2017

 

 

He visto, como el resto de los televidentes, solo los tres primeros capítulos de la serie Rompiendo el silencio. No pude ver su totalidad, lo que me hubiera gustado para emitir un  mejor juicio, pero creo que el tema de esta propuesta merece la aprobación de todos los que estamos contra la violencia.

La vida demuestra que no bastan leyes y acciones frente a los ofensores si  no existe una sanación para las sobrevivientes; incluso sanación también para los violadores del derecho humano de la mujer a vivir en armonía y con equidad dentro de la sociedad.

Buscando información sobre la serie topé con los criterios de la experta Alda Facio, abogada, feminista y consultora de las Naciones Unidas, que ha luchado desde las leyes y el activismo social por una sociedad en que la mujer tenga realmente un status igual al del hombre.

Ella afirmó en una entrevista: “A la gente se le olvida que la violencia contra las mujeres no era considerada una violación a los Derechos Humanos, era una cuestión privada y lo privado no entra en la esfera de los Derechos Humanos, solo para las cuestiones que pasaban en lo público”.

En uno de sus textos Alda razona: “Pero donde se ha hecho relativamente poco es en lo que se refiere a la obligación más general de prevención de la violencia contra las mujeres, en particular la obligación de transformar las estructuras y los valores patriarcales que perpetúan y consolidan esta violencia sexista. Trabajar la violencia como un problema que puede ser resuelto por la vía penal, únicamente, es un grave error. Porque la vía penal, además de ser ineficiente y androcéntrica, está centrada en el castigo de los perpetradores, no en la restitución, rehabilitación o el resarcimiento de las víctimas. Y, más importante aún, no en el cambio de las estructuras sociales y mentales que mantienen y hasta promueven esta violencia”.

Y también encontré: “Es gracias a que existe esa cultura patriarcal que padres corrientes y comunes abusan sexualmente de sus hijas. Es gracias a esta cultura que tantos hombres, corrientes y comunes, inician su vida sexual con una mujer que no está ahí por su deseo, sino porque necesita dinero. Es gracias a esta cultura que tantos violadores de niñas son absueltos, porque el o la juez consideró que ella lo quería. La mayoría de los abusadores sexuales de niñas, de los violadores sexuales de esposas o novias o de los que pagan por tener sexo, no son enfermos sexuales. Son hombres corrientes y comunes que están ejerciendo su masculinidad de conformidad con un conjunto de ideas y estructuras sexistas que conforman una cultura patriarcal”.

 

Sigue...

 

Añadir comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.