La revista digital de los jóvenes cubanos.
Botón sección.

Logo del XI Congreso de la FEEM.

Jornada internacional por la liberación de los Cinco
Minisitio sobre la Jornada Internacional por la liberación de los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos por su labor antiterrorista.

IX Congreso de la UJC
Logotipo del IX Congreso de la UJC.


¿Cómo se conforma nuestra personalidad?

Continuación...



Crecer no significa solo aprender cómo funciona el mundo, sino también cómo tratar con nosotros mismos. A este aspecto más flexible e incorporado es al que se le llama carácter.

La personalidad es entonces todo lo aprendido en nuestra vida. Es la encargada de mostrar la cara visible de nuestra forma de pensar. Así se puede identificar a las gentes como alegres, tristes, cómicas, burlonas, iracundas… La personalidad es la puerta a través de la cual se manifiestan nuestros defectos, debilidades y egos.

Este soy yo
Entonces ese uno que eres, esa singularidad (desarrollada o no) que eres, tu identidad personal, no viene dada como un accesorio más de todo el equipamiento biológico con que llegaste al mundo. Es solo una parte básica que se completará con el tiempo, a partir de experiencias y aprendizajes que adquirirás en tu contacto con el entorno.

Son varios los factores que intervienen en esta “construcción”, pero hay tres que juegan un papel determinante.

En primer lugar, el factor individual, entiéndase por esto el cuerpo, el nombre propio, la identidad sexual, los sentimientos y las emociones, la autoestima. Luego vendría el relacional. En él se incluye la familia, que es donde se conforman los valores, las expectativas de vida, el rol social y, principalmente, los valores y los sentimientos; y la escuela, que establece otro tipo de relaciones por la pertenencia a un grupo más amplio, y donde también se experimentan conductas y se trasmiten también valores.

Otros ámbitos sociales se incluyen en este último factor como el barrio, el vecindario, la ciudad... Y tercero y último, podríamos mencionar el factor cultural, en el cual se experimentan los valores predominantes, el juicio moral y la identidad de género.

Niñas cubanas bailando.
Sociedad y cultura forman la identidad del individuo, y por tanto de la nación.
(Foto: Archivo)

Soy yo, soy tú, somos nosotros. Cultura y Personalidad
¿Es la cultura ajena a nuestra identidad? Analicemos: la cultura puede entenderse como la forma de vida y convivencia de un colectivo; es la que conforma el pensamiento y la actuación de las personas e instituciones.

Donde usted nace, cómo aprende y es enseñado a actuar y a desenvolverse en este medio, las tradiciones, patrones tan subjetivos como lo que es bien y mal visto, todo esto conforma la cultura o identidad de una nación, de una provincia, de un pueblo. No estamos ajenos a la cultura. Nuestra identidad se conforma al interactuar con estructuras existentes que alientan su propia identidad.

Cada uno de nosotros ha nacido en una sociedad determinada, con una cultura determinada. En ella nos hemos formado y hemos sido capaces de relacionarnos con nuestros semejantes. En esa red de vínculos con los demás interiorizamos valores en un proceso que implica la maduración de nuestras capacidades significativas.

Es así como los valores llegan a significar algo para cada uno de nosotros. Es así como asumimos al otro como prójimo, porque esos otros significan algo para él. Y en esa red de múltiples vínculos va desarrollando su sentido de pertenencia a uno u otro grupo, identificándose con él. Es así como aprendemos a reconocer nuestra identidad, a aceptarla, a hacerse de un yo, de un nosotros.

A nivel social es que elaboramos la imagen de nosotros mismos con la cual nos identificamos y que deviene comunidad de proyectos, juicios y valores compartidos. Así vemos grupos que tienen los mismos gustos, dígase intelectuales, médicos, maestros, estudiantes… y a una escala macro, a nivel de nación: los cubanos, mexicanos, venezolanos, holandeses, japoneses...

Esto es así porque cada persona porta una identidad, pero porta además en sí mismo toda la historia de su pueblo, de su nación, de su grupo. No somos excepciones. Somos humanos ante todo.

Estudiosos cubanos y sus definiciones
Los estudios teóricos sobre identidad en Cuba cobraron fuerza en la década de los 90. Entonces especialistas de distintas disciplinas unieron sus esfuerzos para enfrentar el tema desde un punto de vista transdiciplinario. En este sentido, el Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello ha ocupado un lugar de avanzada. Estas son algunas de sus definiciones:

Identidad es sentimiento: El concepto lo ofrece el dr. Armando Hart, jefe de la Oficina del Programa Martiano, estudioso sistemático del tema. Se refiere al sentimiento de los miembros de una colectividad que se reconoce en esa cultura, dígase el patriotismo, la alegría, el antiimperialismo que caracteriza por tradición al pueblo de Cuba, rasgos con los que identifica por tradición a nuestro pueblo. Así define: “… Sentimiento que experimentan los miembros de una colectividad que se reconocen en esa cultura y de no poder expresarse con fidelidad y desarrollarse plena y libremente si no es a partir de ella”.

Identidad es proceso abierto: Dra. Graziella Pogolotti, investigadora, ensayista, Premio Nacional de Crítica, se refiere al sentido de pertenencia del individuo en una sociedad determinada desde un colectivo pequeño al que se siente identificado por disímiles razones (gustos, costumbres, intereses, modo de vida estilos de vida, concepción del mundo) hasta una comunidad mayor que puede ser, quizás, pertenecer a una nacionalidad determinada. El concepto expresa la complejidad y amplitud de su objeto de estudio, así como su carácter histórico. Esto se evidencia cuando dice: “… es en primera instancia, la identidad del hombre que se reconoce en su comunidad más inmediata… es la identidad del hombre que se reconoce en una comunidad más amplia… proceso abierto al que el devenir histórico va añadiendo progresivamente nuevos y enriquecedores elementos”.

Identidad es fragua permanente: La dra. Isabel Monal, investigadora y Premio Nacional de Ciencias Sociales, ofrece una visión abarcadora que analiza el tema en su complejidad, amplitud, dialéctica, vínculo con la vida espiritual del hombre, sus intereses y el mundo que llega a ser significativo para él, así como su historicidad. Lo expresa de la siguiente manera: “Fragua permanente en la cual los hombres van forjando y transformando de manera creadora jalones de su espiritualidad en condiciones que le son dadas históricamente”.

Conócete a ti mismo y conocerás el mundo
Cuando piensas en la génesis de tu personalidad, quizás lo que más te preocupa es “¿QUIÉN ERES?” Hay una buena respuesta para esto: “Eres lo que tu cerebro cree”. Y lo que “él” piensa de ti es resultado de una intrincada y única interacción de genes y experiencias de vida.

Todos somos iguales y, a la vez, diferentes. Cada persona pertenece al género humano y, a la vez, conforma en sí mismo una singularidad dentro de la especie. Las sociedades han poblado al hombre de dudas, inseguridades, odios, rencores o apegos que no le permiten captar lo que sucede en sí y a su alrededor.

Muchos, además de preocuparse por su identidad, se preocupan por cómo asumirán el futuro. El Oráculo de Delfos ya no existe, pero si lo hiciese recomendaría lo mismo: Conócete a ti mismo. Te exhortaría tajantemente y, luego que emprendieses el más asombroso e insólito de los viajes (la travesía hacia tus adentros), entonces tú (sí, tú mismo), podrás responder todas las interrogantes.

 

Subir
Somos Jóvenes Digital
Directora: Marietta Manso Martín, Editora: Alicia Centelles,
Diseño Web y Programación: Carlos Javier Solis, Webmaster: Letty Fernández Chirino,
Casa Editora Abril, 2008
Fecha actualización.
 
Portada de la edición impresa de la revista Somos Jóvenes de  octubre /2008.
Edición de papel
Relación de otros sitios pertenecientes a publicaciones de la Casa Editora Abril.