La revista digital de los jóvenes cubanos.
Botón sección.

Logo del XI Congreso de la FEEM.

Los Cinco
Minisitio sobre la Jornada Internacional por la liberación de los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos por su labor antiterrorista.



Sexualidad y salud


Pubertad piel adentro: los varones

Los muchachos también sufren ante los estigmas de los roles impuestos por la sociedad. Para ellos, la adolescencia es igualmente un periodo de incertidumbres, y en ocasiones no se les permite preocuparse al respecto.

Por Isabelle

Esquema de las transformaciones fisiológicas en los adolescentes.
(Tomada de www.iesbanaderos.org) (Ampliar)

Tal vez en más de una ocasión te has alejado del resto de tus compañeros o has corrido a casa deseoso para asearte, y es que no entiendes por qué persiste ese desagradable olor en tus axilas. O por el contrario. el ver a una muchacha de tu agrado te ha hecho pasar ratos desagradables por las sensaciones que experimentas en tus genitales.

La explicación está en las múltiples hormonas que a tu edad recorren desenfrenadamente tu organismo. Estás en la pubertad y es característico que estas sustancias comiencen a funcionar para convertirte en todo un adulto. Claro que no todo es color de rosa y entre los “contra” que tiene esta etapa se encuentra el inicio de olores que, con una adecuada higiene y a medida que pase el tiempo, serán menos fuertes.

Comenzando a ser hombre
Si transitas por la adolescencia y has dedicado tiempo a observarte, habrás notado otros cambios. Además del significativo olor de tu sudor en axilas y genitales, así como la manifiesta sensibilidad en los testículos, verás que comienza a producirse un agrandamiento de estos, seguido por el del pene, el cual aumentará en longitud y grosor. También empezarás a pensar de manera más constante en las relaciones sexuales.

No obstante lo anterior, los diferentes estudios sobre el inicio de la pubertad en los varones no son concluyentes, por ello es algo complicado identificar el momento exacto y hasta la manifestación que indica el principio de una fase tan vital en tu vida. Generalmente se toma como referencia la primera eyaculación (espermarquia).

Para los varones, la eyaculación o salida del semen o líquido del pene se asocia habitualmente con emociones relacionadas con el sexo. Esta también puede ocurrir mientras duermes —se le llama comúnmente «sueño mojado»— y es normal que suceda. Es importante aclarar que desde esa primera vez existe un período de aproximadamente un año para que la concentración de esperma sea suficiente como para poder fecundar.

El cerebro reordena y manda
Los hombres tienen una glándula «principal» en el cuerpo, llamada pituitaria, que controla todo ese desarrollo. Está ubicada en el cerebro, es casi del tamaño de una semilla y produce hormonas que originan la mayor parte de los cambios físicos que hacen que el cuerpo de un niño se convierta en el de un hombre joven.

Cuando esto sucede, aparecen las características sexuales secundarias. Se produce el cambio de voz, que pasa a ser ronca y grave. Después afloran los vellos largos en el pubis. Posteriormente aparece el bozo o la sombra de bigote sobre el labio superior, seguido por la aparición de pelos en piernas, muslos y cara. Y ya entre los 17 y los 18 años tendrás la apariencia de un hombre.

El comienzo de la pubertad también está asociado con trasformaciones drásticas en la estatura y los rasgos físicos. En este momento, la actividad de la hipófisis supone un incremento en la secreción de determinadas sustancias, como la hormona del crecimiento que lleva al cuerpo hasta casi su altura y peso adultos en unos dos años. Ello se produce con anterioridad en las mujeres, lo que indica también que maduran antes sexualmente.

La talla es uno de los cambios más notables. Algunos varones crecen rápidamente, dando el famoso “estirón”; otros tendrán un crecimiento lento, pero constante, hasta alcanzar su estatura de adulto. La edad en que esto sucede no es fija.

El peso también aumenta, pero se debe mayormente al crecimiento de los huesos y los músculos. En muchos casos, el incremento de la talla no es proporcional al del peso. Por este motivo, la mayoría de los adolescentes parecen larguiruchos y delgados.

Si tu desarrollo es normal entre los 16 y 18 años, tus huesos se comenzarán a ancharse, y por consiguiente tu espalda, y serás algo más musculoso. También se habrá duplicado el tamaño de tu corazón y aumentará tu capacidad muscular. Tu cerebro habrá alcanzado el tamaño de un adulto y tu sistema reproductor estará apto para procrear, lo que significa que empieza su capacidad de reproducción. La madurez sexual en los varones viene dada por la producción de semen.

Los cambios físicos que ocurren en esta edad son los responsables de la aparición del instinto sexual. En esta etapa su satisfacción es complicada, debido sobre todo a la ausencia parcial o total de los conocimientos adecuados acerca de la sexualidad. Ello puede ser riesgoso, ya que algunos adolescentes no están interesados o carecen de suficiente información acerca de los métodos de control de natalidad o los síntomas de las enfermedades de transmisión sexual. Como consecuencia, puede incrementarse el número de muchachas que tienen hijos y la incidencia de las enfermedades venéreas.

Claro (y no creas que te sermoneo), estar listo biológicamente para la reproducción no implica que lo estés desde otros puntos de vista, como el psicológico. Tu mente aún está procesando datos y concepciones que harán madurar tus valoraciones sobre tu entorno, pero aún te falta la experiencia necesaria como para asumir con eficiencia el cuidado de un hijo.

La pubertad es una importante etapa de la vida. En ella se destierra la aparente despreocupación de la niñez y la persona avanza al mundo adulto, con todas sus responsabilidades y compromisos.

Una alerta a los padres
Los varones pasan por muchos cambios físicos y emocionales durante la pubertad; comienzan a sentirse más independientes. De modo que es importante que los padres conversen bastante con ellos para ayudarles a comprender las transformaciones de su cuerpo y su cerebro mientras maduran.

También es un buen momento para que dialoguen sobre las metas que tiene el muchacho y cómo las decisiones que él tome en estos momentos afectarán su futuro. Es imprescindible que papá y mamá siempre estén ahí para respaldarlo. Él necesita sentirse en confianza.

Hay que tener en cuenta que el adolescente busca que los padres sean un ejemplo de conducta responsable, lo cual resulta particularmente significativo durante esta etapa de la vida del joven.


Artículo relacionado
Pubertad piel adentro: las féminas

Subir
Somos Jóvenes Digital
Directora: Marietta Manso Martín, Editora: Alicia Centelles,
Diseño Web y Programación: Carlos Javier Solis, Webmaster: Letty Fernández Chirino,
Casa Editora Abril, 2008
Fecha actualización.
 
Portada de la edición impresa de la revista Somos Jóvenes de  enero /2009.
Edición de papel

Relación de otros sitios pertenecientes a publicaciones de la Casa Editora Abril.